Editorial

Corrupción en la Anapol

lunes, 14 de enero de 2019 · 00:13

Ya se había hecho costumbre escuchar, año tras año, las denuncias de padres de familia en sentido de que habían sido víctimas de engaños, pago de coimas, manipulación de notas y otros ilícitos en su intento de lograr el ingreso de sus hijos a la Academia Nacional de Policías (Anapol). 

Sin embargo, este año las denuncias se convirtieron en hechos porque la manipulación de notas ha quedado al descubierto, se abrió una investigación en la Fiscalía y, por si quedaba alguna duda, el propio presidente Evo Morales dispuso la anulación del examen de ingreso.

En octubre de 2018 se presentaron un total de 3.070 postulantes a la Anapol. Cada uno de ellos invirtió 1.650 bolivianos, sin contar los gastos de viaje y alojamiento.

Después de una verificación  de requisitos y la revisión médica quedaron 1.750 postulantes. Las pruebas hicieron rebajar el número de aspirantes a 800, pero el cupo es para 350. 

Se supone que entre los 350 deberían estar los mejor calificados, pero como se manipularon las notas, los peores habían obtenido su pase y los mejores habían quedado fuera de la nómina.

La alteración de notas no es gratis, obviamente. Se supone que corre mucho dinero, tal como lo anotó el Presidente. 

“Estoy sorprendido y muy molesto de que algunos oficiales, según información, en nuestra Anapol hay cobros”, dijo el mandatario al disponer la anulación de todos los exámenes.

Primero, llama la atención que tantos jóvenes quieran estudiar para ser oficiales de la Policía, tomando en cuenta que es una carrera no muy bien pagada y cada vez más desprestigiada. 

Lo segundo y más importante es por qué los padres de familia están dispuestos a pagar altas sumas de dinero para que sus hijos ingresen a la academia. Siendo realistas, una carrera que no reporta mayores ingresos tampoco puede devolver el gasto realizado cuando el oficial ejerza sus funciones. A no ser que, desde la idea misma de estudiar la carrera policial, se conciba a ésta como una fuente de ingresos ilegales.

Finalmente, ¿qué tipo de enseñanza pueden impartir los oficiales que cobran a los estudiantes para el ingreso? Ahí está la raíz del endémico problema de la corrupción policial. El oficial que cobra y el estudiante que paga son el punto de partida de una carrera rumbo a la corrupción.

  Esta podredumbre que se inicia en la puerta de ingreso a la Academia Nacional de Policías  debe cambiar si algún día, en el mediano plazo, el país aspira a tener una institución del orden limpia y honorable.

No basta con apuntar con el dedo para anular un examen. La reforma debe ser estructural.

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

256
11

Otras Noticias