Editorial

Desequilibrio en fondos del Evo cumple

viernes, 18 de enero de 2019 · 00:15

 
El secante centralismo que vive el país se expresa en los millonarios fondos que maneja la denominada Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), dependiente del Ministerio de la Presidencia. La UPRE administra el programa Evo cumple, que genera proyectos que el presidente Evo Morales aprueba sin mayores trámites y cuyos recursos no tienen control posterior de la Contraloría. Por lo general, se trata de inversiones en canchas y coliseos, aunque también se construyen caminos, escuelas y hospitales con esos dineros.

Entre 2007 y 2017, el programa Evo cumple destinó 6.353 millones de bolivianos al financiamiento de infraestructura deportiva, con lo que ese rubro se llevó el 41,7% del total. Según una estimación de Página Siete, esta cifra es mayor a la destinada a proyectos educativos, productivos, de salud y de riego, en los que se erogaron en total 5.963 millones de bolivianos.

El Evo cumple tendrá este año la suma de 2.139 millones de bolivianos a su disposición, más de lo que tienen individualmente ocho de las nueve gobernaciones del país (excepto la de Santa Cruz). Por ejemplo, el presupuesto de la Gobernación de La Paz llega a 1.635 millones de bolivianos, un 25% menos que lo dispuesto por el programa Evo cumple; otros casos son más dramáticos: Tarija y Oruro tendrán 75% menos de lo que tiene el Primer Mandatario para gastar en obras que son de competencia de otras autoridades.

En ese sentido, el Presidente dispondrá, gracias al Evo cumple, más recursos para hacer obras que los gobernadores de Chuquisaca, Oruro y Beni juntos.

Con respecto a las alcaldías de las capitales de departamento, Morales tendrá más fondos que los incluidos en los presupuestos unidos de los alcaldes de Potosí, Tarija, Cobija, Trinidad y Oruro. Por eso hay quienes llaman al presidente Morales el “alcalde de Bolivia”.

Solo para construir canchas y coliseos, Morales contará con un presupuesto de 493 mil millones de bolivianos en 2019. Ello es más que todo el presupuesto municipal de Potosí, Cobija y Trinidad.

Las cifras demuestran la desproporción y el desequilibrio del Presupuesto General del Estado. Para hacer que Morales pueda inaugurar diariamente obras en el país, y así apuntalar su imagen y tratar de que ello le sirva para eternizarse en el poder, el Gobierno le resta recursos a los municipios y gobernaciones y se los da a la Presidencia.

Y junto con restarle recursos a las regiones, el Gobierno les aumenta sus atribuciones, con el objetivo de que las autonomías den una imagen de fracaso. Lo que el Gobierno quiere mostrar es un Estado centralizado, dirigido por el MAS, que tiene más eficiencia.
 

 

 

20
289

Otras Noticias