Unas inútiles elecciones primarias

domingo, 27 de enero de 2019 · 00:15

Hoy domingo se produce en Bolivia un acontecimiento político novedoso pero criticable. Yendo contra los pedidos de diferentes sectores, partidos y medios de comunicación, e incluso contra el sentido común, el Gobierno insistió en la realización de unas inéditas elecciones primarias. Lo interesante, empero, es que, yendo contra la esencia de este tipo de procesos, se efectuarán unas elecciones que no tienen nada que decidir y cuyo único objetivo es que el MAS intente demostrar una masiva presencia de militantes en todo el país.

Las primarias, aprobadas por la mayoría oficialista en el Legislativo, han sido ya adecuadamente bautizadas en las redes sociales como “el día del despilfarro masista”, o “las primarias de la musculatura”, haciendo eco de las palabras del Vicepresidente, quien sostuvo que estos comicios ayudarán a medir la musculatura de los partidos. 

En un país con tantas necesidades (un pobre bebé murió recientemente en Warnes por falta de una incubadora), el presidente Evo Morales se ha obstinado en gastar los 27 millones de bolivianos que cuesta el proceso electoral por el solo hecho de creer que éste implicará un éxito político para su gestión. ¡27 millones de bolivianos para medir la musculatura de los partidos!

Ese deseo ya está a medias fracasado. Existe tal desprecio respecto de las primarias en gruesos sectores sociales, que aunque el MAS trate de convertirlas en un arma propagandística, no resultará.

Se ha instalado en parte de la opinión pública la idea de que estas primarias implican un malgasto enorme, uso indebido de recursos y malversación de fondos. Morales y García Linera han señalado pública y explícitamente que buscan usar estas elecciones para demostrar la supuesta fuerza electoral del MAS y la debilidad de sus rivales. Ergo, no sirven para su supuesto propósito, es decir, elegir a los candidatos a las elecciones de octubre, puesto que sólo se presenta un binomio por cada partido o alianza. Y utilizar millonarios recursos estatales para otro fin que el establecido es un acto ilegal.

El segundo objetivo de las primarias es, para el oficialismo, de una vez por todas lograr la legitimación del binomio masista, pero la ciudadanía, en su mayoría, sabe que ello no es cierto. La Constitución señala que un Presidente no puede mantenerse más de dos gestiones en el poder. El artículo  168 de la Constitución que  establece ese límite no fue reformado por el referendo convocado por Morales y, por lo tanto, postular a un cuarto mandato es ilegal. Y ello es así hagan o no primarias y griten o no a los cuatro vientos.  

Para marcar más aún la inutilidad de estos comicios, los candidatos opositores y otros líderes contrarios al régimen han señalado que no acudirán a votar. Como los candidatos deben obtener un voto para ser habilitados con miras a las elecciones de octubre, no han hecho ningún esfuerzo de convocar a sus militantes. Todo lo contrario.

Con todo, es de esperar que los militantes del MAS, de forma voluntaria o presionada, tengan que acudir a votar. Ya se sabe que en algunas entidades del Estado, la militancia es un requisito.

Ya habrá tiempo para evaluar el éxito o fracaso de este emprendimiento, pero cabe alertar sobre el efecto adverso que puede tener. En un momento en que se siente un desgaste político después de 14 años de Gobierno, no es la mejor idea persistir en un proceso que demuestra autoritarismo y poca sintonía con las verdaderas necesidades de la gente.

Seguramente el discurso triunfalista que acompañará este acto calará en algunos, pero por otro lado, se puede inferir que aunque el MAS confirme su mayor cantidad de adeptos, esto no le garantiza una victoria electoral en octubre. Por otro lado, el legitimar una candidatura de esta forma también dice mucho de la imposición que está viviendo el electorado boliviano.

En definitiva, aunque nada se puede hacer para evitar estos desmanes, la realización de unas elecciones primarias, que no lo son, quedará en los archivos de la historia y la memoria.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

176
2

Otras Noticias