Editorial

Triplican presupuesto para la propaganda

miércoles, 09 de enero de 2019 · 00:15

Lo que ningún gobierno antes del de Evo Morales se animó a hacer está por suceder: el Gobierno ha decidido triplicar el presupuesto del Ministerio de Comunicación  para usar esa cartera de Estado como   un arma propagandística precisamente en el año electoral de 2019.

El monto aumentará de 150,1 millones de bolivianos en 2018 a 527,3 millones en 2019.

En realidad, desde 2014, el presupuesto de ese ministerio ha aumentado más de 10 veces, de 50,8 millones de bolivianos  a los referidos 527,3 millones de bolivianos.

Son recursos estatales, que le pertenecen a todos, pero que serán usados para promover los afanes reeleccionistas de Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera. Es algo ilegal, además de ilegítimo. Afortunadamente para quienes critican esas acciones, de posible daño económico al Estado, por ley no prescriben.

Las cifras, publicadas inicialmente por El Deber, muestran también cómo el Viceministerio de Desarrollo de Políticas y Estrategias Comunicacionales aumentará nueve veces su presupuesto en un año, pasando de 52,2 millones de bolivianos en 2018, a 452,7 millones en 2019.

Ese ministerio es el que está a cargo de transmisiones por televisión de los partidos de fútbol e inauguraciones de obras que realizan Morales y García Linera. Dicho ítem, el de las transmisiones de actos presidenciales, será el que más dinero recibirá individualmente en la siguiente gestión, y aumentará de 18 millones a 120 millones de bolivianos.

No es la única área de enorme aumento presupuestario. El “apoyo a estrategias comunicacionales” aumentó de 32,6 millones de bolivianos a 330,7 para 2019. Ese viceministerio es el que se encarga de “informar” a la población  sobre la “gestión gubernamental”.

Esta friolera de dinero es en los hechos malversada por las autoridades y destinada a la política de culto a la personalidad que desarrolla el régimen a favor de Morales y para posicionarlo de la mejor manera posible rumbo a las elecciones de 2019. O sea que se usan recursos públicos para el beneficio personal del jefe del MAS. Ello es ilegal.

Si a estas cifras se suman los montos destinados a que Morales pueda viajar en su avión presidencial a inaugurar las mencionadas canchas de fútbol (20 millones de bolivianos adicionales) y en general todo el amplísimo desvío de recursos para beneficio del Presidente (helicópteros, viáticos), las cifras son monstruosas. De hecho, inaugurar obras públicas en el marco de una campaña electoral  está prohibido. Pero como el Jefe de Estado controla todos los poderes, no hay nadie que se lo pueda impedir.
 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

15
280

Otras Noticias