Editorial

Violentas protestas en Ecuador

jueves, 10 de octubre de 2019 · 00:15

Igual que en Bolivia, los carburantes en Ecuador estaban subsidiados y se vendían a precios internos más bajos que los internacionales. Y también, igual que en Bolivia en 2010, cuando Evo Morales autorizó un aumento en los precios de más del 70%, ahora es el presidente Lenín Moreno, de ese país, el que ha tomado una medida similar y provocado enormes y violentas protestas.

Tras el aumento, el precio del litro de gasolina pasó de  49 a  61 centavos de dólar (de 3,41 bolivianos a 4,2 bolivianos), y el de diésel varió de  27 a  60 centavos de dólar (de 1,87 a 4,1 bolivianos).

Moreno se ha visto obligado a dictar el estado de emergencia, que le autoriza a sacar a los militares a las calles a intentar poner orden ante la ola de saqueos y protestas que sacuden a su país tras el anuncio del aumento de precios.

Las protestas se realizaron sobre todo en Quito, pero se replicaron también en otras localidades del interior, mientras se reportó que 215 carreteras estaban bloqueadas y las clases se habían suspendido. Un intento de diálogo entre el Gobierno y los transportistas también fracasó, mientras se informó de unos 200 detenidos.

El presidente Moreno se vio obligado a tomar esa decisión ante el elevado déficit fiscal que experimenta ese país. El subsidio a los carburantes, en Ecuador, alcanza a 1.300 millones de dólares anuales, han dicho autoridades ecuatorianas. El paquete de medidas que Moreno envió al Parlamento incluye liberalizaciones laborales y otras.

Para intentar compensar los efectos de la medida, Moreno anunció que se aumentará el número de personas que puedan acogerse a recibir diferentes bonos estatales. Pero también aumentó los impuestos para las grandes empresas, aunque redujo la burocracia para los exportadores y bajó los aranceles para la importación de bienes de capital.

Aunque impopular, la decisión del Gobierno ecuatoriano es comprensible. El costo de mantener los precios internos de los hidrocarburos congelados es muy alto. Al subir los precios internacionales, los países que subvencionan se ven obligados a erogar enormes cantidades de dinero. En Bolivia, por ejemplo, un país con el precio de la gasolina y diésel más bajo de Sudamérica excepto Venezuela, el Estado eroga unos 400 millones de dólares en subvenciones anuales a estos productos.

Aún con los precios más altos decididos por el Gobierno de Ecuador, siguen siendo relativamente más bajos que otros países de la región, donde el precio de la gasolina es superior a un dólar por litro, como en Chile, Perú o Brasil, donde fluctúan según las variaciones internacionales.
 

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

26
3

Otras Noticias