Editorial

Venezuela y el Consejo de DDHH

viernes, 25 de octubre de 2019 · 00:15

En el sistema de NNUU, cada país representa un voto. Excepto en el Consejo de Seguridad, en el que cinco naciones tienen derecho a veto, el resto de las decisiones se toma con un sistema de mayorías de las representaciones nacionales.

Eso genera grandes distorsiones, como la que acaba de ocurrir hace unos días: Venezuela se impuso en las elecciones celebradas en la Asamblea General para tener un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Promovida por EEUU y otras naciones, la candidatura de Costa Rica, presentada a último momento para impedir que el gobierno de Nicolás Maduro lograra esa nominación, perdió por 105 a 96 votos.

En general los países que postulan a ésta y otras entidades de NNUU se hace en bases rotatorias y regionales. Por lo general las naciones saben cuándo les tocará acudir a qué entidades y pocas veces se dan sorpresas u oposiciones masivas. Bolivia, por ejemplo, entre 2017 y 2018, le tocó ser parte del Consejo de Seguridad como miembro no permanente.

Pero en esta ocasión, EEUU y otras naciones sudamericanas mostraron su alarma ante el hecho de que  nada menos que Venezuela pueda ser parte del Consejo de Derechos Humanos. Lo son también otros países violatorios de los derechos de las personas, como Cuba o China.

Aquí habría que hacer una precisión. No son los países los que votan en la Asamblea de NNUU, sino los gobiernos. En este caso, otras dictaduras del mundo,  que apoyan a la de Venezuela, respaldaron esa postulación, obviamente.

Todos quienes dentro de sus países sojuzgan a sus pueblos impiden que se desarrollen elecciones limpias y desean eternizarse en el poder, van a respaldar a otros países con las mismas características, a menos que rivalicen políticamente por otras razones.

Peor aún: cuando se conoció el resultado de la votación, parte de los asistentes estalló en una ovación, algo que es inusual: ¿qué se ovacionaba? ¿Que Venezuela se hubiera salido con la suya? ¿Que el gobierno que es responsable de 6.800 ejecuciones extrajudiciales pueda formar parte de un grupo de naciones que debe supervisar el respeto de los derechos humanos en el mundo?

La ovación a Venezuela fue también una crítica a EEUU, comprensible y justificada, peor aún  porque ahora ese país está gobernado  por un primitivo personaje que está, poco a poco, destruyendo las bases institucionales de su país.

El sistema de NNUU debe ser reformado, precisamente por estas razones. Las irregularidades de este tipo son frecuentes. Alguna vez le ha tocado, por ejemplo, a Arabia Saudita, un régimen absolutista en la que no existe Estado de derecho, ser parte también de este consejo.

 

8
36

Otras Noticias