Editorial

¿Evo de nuevo?

miércoles, 20 de noviembre de 2019 · 00:15

En una entrevista televisiva en la cadena internacional Al Jazeera, Evo Morales anunció que retira su candidatura presidencial y pidió que se le deje concluir su mandato. Es imposible el pedido de Morales porque hay una Presidenta transitoria en funciones con el aval del Tribunal Constitucional. 

La renuncia escrita de Evo y el abandono de su cargo, claramente demostrado por el pedido de asilo político a México, son hechos suficientes que justificaron el nombramiento de la Presidenta transitoria.

Por otra parte, no hay que olvidar que la salida de Evo del Gobierno fue consecuencia de casi tres semanas de protestas sociales masivas, motivadas por un fraude electoral, que luego fue certificado por una auditoría técnica de la OEA, la misma que se realizó a pedido del propio Evo y prácticamente sin la anuencia de los partidos de oposición.

El argumento de que hubo un golpe de Estado, que es la narrativa impuesta por el MAS, es una estrategia para no aceptar ningún error -de los muchos que hubo desde que se ignoró el resultado del referendo de 2016- y victimizar a Morales. 

La tesis del “odio por el indio”, tan bien esgrimido por el exvicepresidente García Linera y por el propio Evo en toda ocasión, es también una manipulación. En efecto, hay aún mucho racismo en nuestra sociedad, pero todos los bolivianos sabemos que las movilizaciones no tuvieron al racismo como detonante.

Es también evidente la participación de la oposición política, hoy en el Gobierno, en estas movilizaciones, pero es difícil pensar que un partido con menos del 4% que es el de la actual presidenta Añez, haya sido determinante en sacar a las calles a gente de todas las edades y condición social, en todos los departamentos, por más de 20 días, hasta empujar a un mandatario -ajeno a lo que piensa y siente una parte la población a la que, le guste o no, también representaba- a renunciar.

También es poco probable que esa oposición dividida haya sido capaz de organizar un golpe, poniendo a las FFAA y policiales a su favor, sin contar con apoyo popular.

Definitivamente, lo ideal hubiese sido que Morales concluya su mandato, pero ignorar el peso de las acciones que lo llevaron a ese grado de impopularidad  es abiertamente un cinismo: no fue una, sino dos las oportunidades en que los bolivianos votaron y este voto no fue respetado.

Por supuesto que el 40% de bolivianos que apoyan a Evo no están de acuerdo, pero en democracia no se pueden violar las normas y Evo lo hizo sin clemencia.

La caída de Evo fue consecuencia directa del fraude, que es un delito penal según la Ley Electoral y si Evo retorna al país debería enfrentar un juicio por tal crimen.

Es ya inconcebible pensar que podría desarrollarse una nueva elección transparente con Evo en la presidencia: podría intentar otro fraude o bien manipular la elección de los nuevos vocales del TSE y, finalmente, utilizar los bienes y recursos del Estado para beneficiar a su propio candidato, tal como lo hizo en la anterior elección, a pesar de que ello estaba prohibido.

Por otra parte, no hay ninguna garantía de que si Evo retoma la presidencia no intente quedarse en el poder de forma indefinida, como lo hicieron sus colegas Nicolás Maduro, de Venezuela, y Daniel Ortega, de Nicaragua. 

El cerco a las ciudades ordenado por Morales es otra muestra de cómo puede pasar por encima de cualquier escrúpulo por mantenerse en el poder. No le importa la pérdida de vidas humanas ni paralizar la economía de todo un pueblo con tal de lograr sus objetivos. Ya lo anticipó el exministro de la Presidencia  Juan Ramón Quintana, cuando dijo que se iba a vietnamizar Bolivia.

Los más afectados con el bloqueo son los ciudadanos de  menos recursos que viven al día. Sin embargo, Evo no vacila en usarlos como instrumento de chantaje: algo así como, si no vuelvo, todos sufren. 

Con todo, Morales no tiene ya el apoyo de la mayoría del país como pasó por más de una década; lo perdió por aferrarse al poder, por sus abusos y excesos, por la corrupción y mucho más.
 

 

461
5

Otras Noticias