Editorial

Un bloqueo con tintes delictivos

lunes, 25 de noviembre de 2019 · 00:14

Las familias que viven en localidades que genéricamente se denominan Río Abajo pasaron una angustiosa situación durante casi dos semanas.  Durante ese tiempo no han podido salir de sus casas debido a que cada 100 o 200 metros existían promontorios de tierra o montañas de piedras que les impedían el paso.

Esa zona fue crucial en el plan de cercar a la ciudad de La Paz e impedir que ingresen alimentos, ya que por allí se transportan las hortalizas que se producen en los valles cercanos. Como de lo que se trataba era de doblegar, mediante la escasez, los dirigentes del MAS han impulsado este bloqueo que bien puede catalogarse de delincuencial. Las personas que viven allí tuvieron extremas dificultades para conseguir alimentos, no existían medicinas ni ningún tipo de posibilidad de transporte público. Estaban afectadas zonas como las de Lipari, Carreras, El Palomar, Valencia y Río Abajo.

Obviamente, no son solo los vecinos de los condominios los que se ven perjudicados, sino quienes ofrecen productos y servicios, precisamente los que producen verduras o los transportistas.

Para lograr que este plan se realice, ha sido ficha clave Enrique de la Cruz, el alcalde del MAS en el municipio de Mecapaca, que es quien organizó los bloqueos y amenazó a los pobladores para que respalden la medida. El sistema ideado por De la Cruz es de una gran indolencia, ya que obligó a personas que no son del MAS a plegarse también a los cortes de la carretera. Si no lo hacían, eran amenazadas e incluso golpeadas. 

Enrique de la Cruz no solo se ha hecho famoso por este tipo de medidas. A principios de este año hizo un raro acuerdo con una empresa internacional para el tratamiento de la basura, que a todas luces contenía irregularidades. Por suerte fue cancelado.

Achocalla, el municipio vecino al de Mecapaca, también fue parte del sistema de cerco ideado por el MAS.  En ese caso fue otro alcalde masista, Dámaso Ninaja, famoso por haberse hincado en una ocasión ante Morales, el que organizó la medida, también por la fuerza. Ninaja es conocido por haber realizado criminales bloqueos al relleno sanitario que sirve a La Paz, causando problemas a la salud pública, y ahora hizo lo mismo para que no pasen alimentos ni medicinas. Todo esto debe servir para recordar a la ciudadanía cuáles son los métodos que nunca más se deben aceptar, y para las autoridades, para responder por anteponer sus ambiciones políticas a las comunidades a las que se deben.

Felizmente, el viernes por la tarde, después de un acuerdo con el Gobierno, se procedió a levantar esta criminal medida de presión que no llevó a nada a sus organizadores.

147
3

Otras Noticias