Editorial

Los nuevos vocales del Tribunal Electoral

sábado, 28 de diciembre de 2019 · 00:15

Con la designación de los nuevos vocales del Tribunal Supremo Electoral y de los tribunales departamentales se ha vencido una fase más del esfuerzo nacional por convocar a elecciones limpias y transparentes en el plazo más breve posible y recuperar la plena normalidad democrática.

La presidenta Jeanine Añez cumplió así los tres principales objetivos de su gobierno: organizar los comicios, elegir a nuevos miembros de los órganos electorales y pacificar el país.

No lo ha hecho sola, evidentemente. Ha tenido un importante equipo de colaboradores, pero sobre todo ha logrado aliados dentro del MAS, especialmente de quienes están tratando de reencauzar ese partido hacia una línea democrática y que se distancia de la “radical”, encabezada por el expresidente Evo Morales. La facción moderada del MAS, que es ahora mayoritaria en el Legislativo, tiene como representante a la senadora Eva Copa, una pieza crucial en la pacificación y transición.

El proceso para elegir a los seis vocales nacionales empezó con una fase en la que había que establecer si los más de 500 postulantes iniciales cumplían con los requisitos mínimos. Luego se valoró la hoja de vida y la experiencia de los que lograron pasar ese primer obstáculo. Y luego hubo una etapa de entrevistas a los finalistas.

Posteriormente a ello, el pleno del Legislativo votó por los seis que resultaron finalmente elegidos. Estaban entre los mejores, aunque varios de los que obtuvieron los más altos puntajes fueron dejados de lado, algunos de ellos porque no generaban total confianza en los dos bandos políticos (oficialismo y oposición).

Por eso, personalidades conocidas como Erika Brockmann, Carlos Böhrt y Gualberto Cusi no lograron el apoyo suficiente por parte de los legisladores. Brockmann tenía puntaje de 10 sobre 10.

Los legisladores finalmente eligieron a Daniel Atahuachi (135 votos), María Angélica Ruiz (121), Óscar Hassenteufel (111), Francisco Vargas (106), Rosario Baptista (105) y Nancy Gutiérrez (103). Algunos nombres fueron observados por pertenecer a este u otro grupo, pero en general han sido bien elegidos. Además, es obvio que habrá un control cruzado entre ellos y, más importante, de la ciudadanía y de los medios. También hubo quejas sobre el nombramiento de algunos vocales departamentales, acusados de ser del MAS. Esperemos que sean una minoría y estén bajo supervisión.

Ya antes, Salvador Romero, expresidente del TSE, había sido elegido como delegado presidencial, ante el aplauso generalizado de la opinión pública. El resto de los vocales lo eligieron presidente del organismo electoral. Su prestigio será garantía de imparcialidad.
 

 

74

Otras Noticias