Editorial

Trato inaceptable de México y Argentina

domingo, 29 de diciembre de 2019 · 00:15

La manera con la que los gobiernos de México y Argentina están tratando al actual Gobierno boliviano y a su presidenta Jeanine Añez  es francamente inaceptable. Su parcialización sobre los sucesos que afectaron a Bolivia en octubre y noviembre pasados cruzaron todos los límites. Una visión ideologizada de la realidad los hace ver a la gestión de Añez como un gobierno ilegal, una cuasidictadura, sin hacer el mínimo esfuerzo por acercarse a los contextos y menos a las causas de lo sucedido.

Hay que recordarles a las autoridades de esos dos países que Añez es presidenta debido al abandono del poder de Evo Morales y que la Constitución Política boliviana establece una manera de hacer la sucesión presidencial en un caso como ése. No hubo error en la manera como Añez tomó el poder, además considerando que el MAS no pensaba en dar quórum a la sesión congresal; que el mismo Tribunal Constitucional que avaló la re-reelección de Morales -piedra fundamental de esta crisis- fue el que legitimó esta transición y que los pasos que se están dando -desde la elección de un nuevo TSE y la convocatoria a elecciones- están respaldados por la amplia mayoría parlamentaria del MAS.

Seguramente los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández esperaban que Bolivia estuviera sin gobierno indefinidamente, hasta que la violencia sobrepasara todos los límites y el país se desangrara. Todo para que su aliado político, el expresidente Evo Morales, pudiera retornar al país.

Los presidentes López y Fernández, además, no quieren decir nada sobre el hecho de que Morales asumió el tercer mandato contraviniendo lo que señala la Constitución Política del Estado, que violó el voto popular del 21 de febrero de 2016 y que montó un gran fraude en los comicios del 20 de octubre pasado, no sólo denunciado por la OEA, sino por la Unión Europea. 

Ambos países y sus gobernantes, de forma irresponsable para con un pueblo hermano como el boliviano, sólo ven lo que les interesa, motivados como están por sus visiones ideológicas. México ha llegado al colmo de acusar a Bolivia ante la Corte Penal Internacional por el hecho de cuidar, mediante efectivos policiales y de Inteligencia, el lugar donde están varios asilados que este país protege a pesar de que están acusados de delitos cometidos antes del asilo otorgado. El riesgo de fuga de algunos de ellos es real y ese monitoreo es imprescindible.

Este medio se ha referido en varias oportunidades al desaconsejable revanchismo que prima en algunas autoridades actuales, también ha criticado que exautoridades, como Evo Morales y Álvaro García Linera, se dediquen a hacer declaraciones incendiarias, pero cualquier país democrático tiene la obligación de hacer justicia ante autoridades que cometieron delitos. 

El daño que le están haciendo los mandatarios López y Fernández a las relaciones diplomáticas futuras de nuestros países es muy grande. Relaciones tan fuertes y tan largas  van a ser afectadas de manera seria, tal vez por años. México y Argentina han sido corresponsables de la violencia, debido a que alentaron los llamados al enfrentamiento realizados por Morales.

No se entiende bien qué es lo que buscan, pero claramente les interesa defender a Evo Morales, a pesar de que éste fue derrotado en las urnas el 21F y luego responsable del fraude el 20 de octubre. Su visión de las cosas es un insulto a los millones de bolivianos que quieren un cambio democrático en el país. Y demuestra que, en realidad, su ideología  los hace justificar las violaciones a las libertades democráticas. O que, en el fondo, no creen en ellas.

La canciller Longaric ha señalado que se trata de “actitudes de incomprensión” por parte de algunos gobiernos y que son acciones que atentan contra el proceso de pacificación del país. Asimismo, sostuvo que la Cancillería enviará un nota denunciando “abusos de privilegios y atropello a su soberanía” a todo el cuerpo diplomático acreditado en La Paz, a todas las representaciones diplomáticas en el exterior y a los consulados.  
 

 

224
11

Otras Noticias