Editorial

Preservar la Biblioteca del Bicentenario

martes, 03 de diciembre de 2019 · 00:15

Ha causado gran preocupación, aunque acabó siendo un rumor desestimado por la presidenta del Senado, Eva Copa, el anuncio del cese de las actividades de la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia (BBB) y del Centro de Investigaciones Sociales (CIS). 

La falsa noticia ha causado, como decíamos, estupor y desazón entre escritores, gestores culturales e intelectuales de todo el país, pues se trata de uno de los mejores esfuerzos en relación con la cultura que desarrolló la gestión del Gobierno anterior. Una carta firmada por centenares de diversas personalidades de la comunidad académica y de la cultura se dirigió a la senadora Copa y a la presidenta Jeanine Añez, en la que expresaron su alarma y preocupación ante esa posibilidad. “La producción y la rigurosidad académica del equipo de la BBC y el CIS fueron aplaudidas por la comunidad nacional e internacional”, señala la misiva.

No es para menos: se trata de la edición pulcra y muy cuidadosa, en cada una de sus versiones, de 200 libros fundamentales para la historia de Bolivia, hasta el año del Bicentenario de la República. La Vicepresidencia reunió un grupo de investigadores independientes y especialistas en los campos de la historia, el arte, la geografía, la antropología y las lenguas, quienes  hicieron, después de arduas discusiones, una lista de obras. 

Infortunadamente, en un momento dado, el exvicepresidente García Linera “metió la mano”, cambió varios títulos a su amaño y tuvo la poca elegancia de imponer un mismo prólogo firmado por él, a cada uno de los volúmenes. 

Pero en todo caso, se han publicado joyas en estos campos, con un trabajo editorial impecable, cuidadoso, en buen papel, excelentes carátulas, por supuesto, magnífico contenido y a precios accesibles. Basta citar entre los 70 ya publicados, La historia del arte de Bolivia de los esposos Mesa, o la obra completa de Armando Chirveches o la de Sergio Almaraz. 

El actual Gobierno de transición ha manifestado varias veces que se concluirán las obras del régimen anterior, así se trate de postas sanitarias o canchas de césped sintético. ¿Cómo no preservar este legado espiritual que servirá para una o varias generaciones?

Lo que probablemente sí se puede hacer es nombrar a un encargado o interventor que evalúe en qué estado se encuentra la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia, pues hay títulos nuevos, otros en proceso de imprenta y otros varios en proyecto, hasta cumplir los dos centenares de obras capitales.

Es de esperar que tanto este Gobierno transitorio como el que asuma la nueva gestión sigan impulsando la valoración y rescate de las mejores obras de la literatura boliviana.
 

 

56
4

Otras Noticias