Editorial

Adenda: Argentina comprará menos gas

viernes, 22 de febrero de 2019 · 00:15

Argentina tiene disponibles importantes volúmenes de gas para usarlos en su mercado interno. El desarrollo del campo Vaca Muerta, que produce gas mediante la técnica del fracking, ha hecho también que Argentina vuelva a exportar ese hidrocarburo a Chile e, incluso, algo imprevisto, a Brasil.

Ello ha provocado que requiera menos gas de Bolivia. Tras un largo período de incertidumbre, finalmente ambos países decidieron firmar una importante adenda al contrato, mediante la cual se decidió reducir las cantidades de gas boliviano exportado, aunque se aumentarán los precios.

Con todo, Argentina anunció que ahorrará, con las nuevas condiciones, unos 460 millones de dólares en dos años, lo que implica a su vez que Bolivia dejará de recibir esos ingresos. Bolivia recibirá solo 1.200 millones de dólares en ese período.

Según la adenda, nuestro vecino importará 11 millones de metros cúbicos día de gas en verano y entre 16 y 18 millones en la época de invierno. De acuerdo al texto anterior del contrato, en verano Bolivia debía entregar 19,2 millones de metros cúbicos de gas, mientras que en invierno la obligación era de 23 millones.

Esta reforma al contrato sólo tendrá dos años de duración. Pasado ese plazo, el país nuevamente deberá negociar las condiciones con las autoridades argentinas.

La situación de la industria del gas boliviano no se ve bien. En primer lugar, se cree que Argentina tendrá cada vez más gas disponible en su propio territorio, lo que es inconveniente, obviamente, para Bolivia. 

En segundo lugar, nuestro otro comprador, Brasil, ha dado señales de que adquirirá menos gas, y a menor precio. 

El otro problema serio es que Bolivia tiene menos gas disponible debido al hecho de que no se han desarrollado nuevos campos de gas en los últimos 15 años.

Este año termina el contrato de compra-venta y de ahora en adelante ya no se firmará un acuerdo de Estado a Estado, que era muy conveniente y seguro, sino que se iniciará una etapa mucho más complicada, basada en lidiar con múltiples compradores privados.

Tras los sucesos políticos ocurridos en Bolivia en 2003, el país resolvió desechar la idea del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada de vender gas a ultramar mediante el sistema que consiste en congelarlo y transportarlo en grandes barcos tanqueros. La posibilidad de usar puertos chilenos encendió la chispa que terminó con su derrocamiento. 

Pero hoy, 16 años después, es importante retomar ese debate. Vender gas sólo a dos vecinos resultó ser insuficiente y riesgoso para la economía nacional.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

106
4

Otras Noticias