Editorial

Asfixia versus apoyo ciudadano

viernes, 12 de abril de 2019 · 00:15

Durante más de 13 años, el Gobierno aplicó una estrategia de presión a los medios de comunicación, la que incluyó la compra accionaria, el control de contenidos a través de la publicidad, la presión impositiva, el hostigamiento público y la aprobación de leyes que  limitan los espacios para la publicidad privada.

A este último eje se refirió la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en su más reciente reunión, realizada en Cartagena, en la que exigió al Gobierno de Bolivia “guardar respeto a las convenciones y tratados internacionales que protegen la libertad de expresión y se eviten las restricciones a este derecho fundamental por vías directas como la aplicación de la publicidad gratuita”.

Según el informe, el Gobierno boliviano aprobó 13 leyes durante sus 13 años de gobierno, en las que obliga a los medios a asignar espacios publicitarios gratuitos para temáticas diversas, que van desde la prevención de la violencia hacia la mujer hasta el racismo, pasando por la trata de personas.

Lo paradójico es que el Gobierno no pone publicidad en los medios considerados críticos, pero en cambio, les obliga a publicitar sus políticas de manera gratuita.

Es cierto que la mayoría de las temáticas a las que se refiere este tipo de avisaje tiene que ver con temas de interés social, pero el fondo de la estrategia es la presión económica a los medios.

El informe de la SIP fue hecho público antes de que se conociera que la Ley de Partidos obligará a los medios a publicar propaganda gratuita en favor de los partidos que participarán de las elecciones de octubre. La norma establece que se financiará la mitad de esa pauta publicitaria a través del TSE  y que la otra mitad será gratuita.

En medio de estas malas noticias para la libertad de expresión, la periodista Amalia Pando ha iniciado una campaña de recolección de fondos a través de internet, buscando recaudar  20.000 dólares para lo que resta del año. La buena noticia es que en pocas horas ha logrado recaudar una importante suma.

Lo que sucede con Pando se está expresando también en el apoyo que la ciudadanía brinda a otros medios, ya sea comprando un periódico, escuchando la radio, viendo la televisión o siguiéndolos en redes sociales. Esto habla muy bien de la conciencia democrática de la gente, de un buen momento en cuanto a credibilidad para el periodismo independiente y del inicio de un ciclo malo para la estrategia del Gobierno.

En medio de la polémica, el ministro de Comunicación, Manuel Canelas, se ha abierto a una flexibilización de las normas que asfixian a los medios. Habrá que ver si logra convencer de su oferta a los duros de su partido.
 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

154
3

Otras Noticias