Editorial

Notre Dame y las obras que hay que salvar

miércoles, 17 de abril de 2019 · 00:15

Notre Dame, una de las muestras más bellas y representativas de la arquitectura gótica, es un ícono francés y, como bien la definió la Unesco, un gran ejemplo de patrimonio de la humanidad. Por eso, el mundo sufrió cuando vio las imágenes de esa gran obra en llamas. 

Esta iglesia ha originado numerosas obras artísticas, siendo la más conocida de ellas la novela  El jorobado de Notre Dame, de Víctor Hugo, repetida hasta el cansancio en obras de teatro, de cine, de televisión, etc.

El fuego, aparentemente, fue ocasionado por alguno de los trabajadores que estaban haciendo refacciones en el templo, muy necesarias para una construcción de 800 años de antigüedad. La paradoja ha sido que esas labores de mejoría terminaron por causar uno de los más graves daños al patrimonio cultural francés.

Como se ha informado ya, Notre Dame resistió guerras y plagas, y lo seguirá haciendo. Las dos torres delanteras, la fachada y en general toda la nave central fueron salvadas por el trabajo de los bomberos.

Diez horas ardió la iglesia hasta que el martes en la mañana los últimos focos fueron apagados. Afortunadamente, los encargados de Notre Dame pudieron rescatar una buena parte de las pinturas, lienzos, esculturas y figuras religiosas que estaban albergadas allí. 

La pérdida, al final, pese a la voracidad del fuego, no fue tan dramática como se temía al principio por la magnitud del incendio.

El presidente francés Emanuel Macron  ha prometido que  con apoyo de su propio país y de donantes internacionales la iglesia será reconstruida. De eso nadie tiene dudas.

La tragedia vivida en París, sin embargo, podría ser usada para intentar rescatar otras obras arquitectónicas en riesgo de sucumbir, sobre todo en países en desarrollo. 

También en Bolivia existen iglesias y otros edificios antiguos que necesitan desesperadamente obras de refacción, para no hablar de decenas de casas patrimoniales cuyos dueños, para poder construir edificios en esos terrenos, dejan que prácticamente se destruyan.

Las guerras en Siria y Yemen también han destruido valiosos edificios islámicos y árabes, al igual que las bárbaras acciones del ISIS de hace dos o tres años, cuando destruían todo lo que había sido construido antes del dominio musulmán en Medio Oriente.

Es que algunos edificios emblemáticos, más que piedras y cemento, son parte de la historia de la humanidad, cargan encima valores e ideas de otros tiempos y explican lo que las personas somos actualmente.

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

69
3

Otras Noticias