Editorial

FAO y la producción de biocombustibles

martes, 23 de abril de 2019 · 00:15

Han causado polémica las muy francas declaraciones del representante de la FAO en Bolivia, Theodor Friedrich, respecto de la estrategia diseñada por el gobierno y el sector agroindustrial para la producción de biocombustibles.

Polémica, entre otras cosas, porque los representantes de las entidades de NNUU nos tienen acostumbrados a sus posiciones ambiguas sobre la marcha del país, o francamente favorables al gobierno. Existen entidades dependientes de la ONU que prácticamente realizan vocería a favor del oficialismo, entre ellos el representante de la OPS/OMS, Luis Fernando Leanes, convertido en una suerte de ministro paralelo de Salud.

Friedrich optó más bien por la autonomía y el criterio técnico y dio opiniones transparentes sobre la producción de etanol y otros biocombustibles, aquellos carburantes que se originan en la producción de plantas.

“Esa es una decisión fatal; no ayuda a la alimentación del país, no ayuda al medioambiente, no ayuda al cambio climático, es una decisión que realmente no creo que debería apostarse”, afirmó Friedrich tras una consulta de ANF. Agregó que “también (…) la productividad puede bajar” en el país y que “probablemente se va a gastar la misma cantidad de diésel para producir el biodiésel de la soya”.

El gobierno ha firmado acuerdos con los agroempresarios del oriente boliviano para alentar la producción de etanol y otros biocombustibles, con la autorización de aumentar la deforestación si fuera necesario.

La decisión ha generado la preocupación de los ecologistas, que tienen tres argumentos principales en contra de esta medida: una es de tipo moral, en el sentido de que es criticable que se usen plantas no para producir alimentos, en un país especialmente afectado por la desnutrición.

El otro argumento es técnico: en general no se ha podido demostrar que los biocombustibles liberen menos CO2 a la atmósfera que el que liberan los combustibles fósiles. Ello ocurre  debido a que para producir biocombustibles, que serán usados para vehículos, se requiere usar diésel y otros combustibles en todo el proceso productivo de esas plantas. Incluso en la producción de los plaguicidas  y luego en el transporte del combustible, nuevamente se usa diésel y otros carburantes.

Así, el supuesto beneficio de enviar a la atmósfera menos CO2, un gas que produce el calentamiento global y el cambio climático, queda en duda.

La tercera crítica es que para aumentar las plantaciones de maíz, caña y otras plantas para convertirlas luego en combustibles, se necesita deforestar cientos de miles de hectáreas, afectando gravemente el equilibrio ecológico del que depende la vida de los seres vivos, entre ellos obviamente el ser humano.

Otro argumento podría usarse contra estos planes: el precio del combustible obtenido ni siquiera es competitivo: el litro del súper etanol de 92 octanos cuesta 4,50 bolivianos, mientras que la gasolina especial tiene un precio de 3,74 bolivianos. Un 20% más.

Comprensiblemente, los agroindustriales y el gobierno, que ahora son afines, salieron a criticar a Friedrich. 

Del sector agroindustrial tampoco debe sorprender sus críticas al representante de la FAO, ya que son ellos los principales beneficiarios de este negocio. El presidente de la CEPB es Luis Barbery, precisamente productor de etanol.

Barbery y el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, han tenido, y ello no debería sorprender a nadie, los mismos argumentos: han dicho que Friedrich está “desinformado”, que la producción agrícola a favor de los combustibles ayuda a la seguridad alimentaria (¿?) y que el plan reduce la dependencia de los combustibles fósiles.

El país debe enfrentar el asunto energético de una manera distinta, sobre todo utilizando sistemas de energía renovable, en el que está muy atrasado. De la energía usada por Chile, por ejemplo, un 20% tiene ese origen. En Costa Rica llega al 98%.
 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

134
3

Otras Noticias