Editorial

Cómo luchar contra el terrorismo religioso

miércoles, 24 de abril de 2019 · 00:15

El Estado Islámico reivindicó finalmente la autoría de la cadena de horrorosos atentados del pasado domingo en Sri Lanka, que dejó al menos 321 muertos y más de 500 heridos. Cuatro hoteles de lujo y tres iglesias fueron atacadas el día Domingo de Pascua, generando alarma y repudio mundiales.

Aparentemente, los atentados se organizaron como represalia por la matanza en dos mezquitas de Christchurch, en Nueva Zelanda, el pasado 15 de marzo.

Los musulmanes y los cristianos son minorías religiosas en este país, ubicado al sur de India. Ellos mismos se han visto afectados en el pasado por ataques o agresiones de parte de los grupos mayoritarios, como budistas e hinduistas. El año pasado, una turba de la etnia cingalesa, alentada por el discurso incendiario de monjes budistas, atacó mortalmente a musulmanes en la zona de la ciudad de Kandy.

Esta es la nueva tragedia de Asia: las tensiones religiosas, que por muchos años no eran muy evidentes. Hoy por hoy, los musulmanes son agresores, como en el caso de Sri Lanka, pero también víctimas.

En Birmania, por ejemplo, los musulmanes rohinyas fueron perseguidos, masacrados y expulsados del país el año pasado, logrando refugio en la cercana Bangladesh, de mayoría islámica. Los generales budistas de Birmania pretendieron realizar una “limpieza étnica” y eliminar a todos los musulmanes de su país.

En la India, las fuerzas de derecha, encabezadas por el Primer Ministro, Narendra Modi, han atacado a las minorías musulmanas y cristianas, este último grupo asociado con el antiguo colonialismo británico. En ese país, los cristianos constituyen sólo el 2% de la población, pero el Partido Nacionalista Hindú de Modi los ha acusado de delitos y anulado sus derechos.

En Indonesia y Bangladesh los políticos musulmanes moderados están adoptando posturas más duras debido a las presiones  de clérigos conservadores. El partido gobernante en Bangladesh, de tendencia moderada, estuvo forzado a aliarse a los musulmanes radicales, que  llaman a la persecución de las minorías religiosas, especialmente la cristiana.

En Indonesia, donde cerca del 10% de la población es cristiana, cientos de iglesias se han visto obligadas a cerrar, pese a que la libertad de culto está protegida por la Constitución. El cristianismo evangélico ha tenido una rápida tasa de crecimiento en varios países de Asia, creando tensiones en varios de ellos.

Son los nuevos desafíos que debe enfrentar el mundo, mientras las NNUU y los organismos internacionales tienen que hacer renovados esfuerzos por alentar la tolerancia y la convivencia pacífica.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

55
1

Otras Noticias