Editorial

Sobre el voto en el exterior

viernes, 26 de abril de 2019 · 00:15

En días pasados, los medios estatales se regodearon con la visita del presidente Evo Morales a Argentina y pusieron especial énfasis en la recepción/proclamación de que fue objeto por parte de los bolivianos simpatizantes con su persona, de tal manera que fue inocultable la naturaleza de proselitismo electoral con la que fue planificado ese evento. 

Como es natural, hubo voces que denunciaron la contravención, flagrante y glorificada, que significa el uso de recursos públicos por parte del presidente, para su campaña electoral. No hace falta ser político ni opositor para sentir indignación por ese hecho. Cualquier ciudadano obediente de la ley debería sentir esa indignación, pues esos recursos fueron y seguirán siendo malversados para poner en ventaja abusiva a un candidato, que, además –doble abuso– persiste en ignorar el resultado de un referendo que lo inhabilita. 

Es un caso de infracción en el cual el Tribunal Supremo Electoral debiera emitir las sanciones que corresponda. Pero qué esperanza. Para futuras cuentas, como en el cacho, lo que se ve se anota.

Peor aún, suma al cúmulo de dudas sobre la neutralidad del TSE la selección aparentemente arbitraria de los países a los que ha dado prioridad para el empadronamiento permanente de los bolivianos en el extranjero. 

Según los datos del sitio web del TSE, para las elecciones generales de 2014 se registraron y fueron habilitados para votar casi 272 mil bolivianos en 33 países extranjeros, en este orden, de mayor a menor: Argentina (más de 121 mil), España (más de 44.600), Brasil (más de 36.500), Chile (casi 14.400) y Estados Unidos (casi 12.600 electores). Por debajo quedan otros 27 países, con electorados bolivianos desde menos de 6.000 en Italia, hasta seis en Irán. De todos ellos, los primeros cuatro tendrán prioridad logística y presupuestaria. De EEUU para abajo quedaron todos excluidos.

Es posible que el número de votantes bolivianos en EEUU no vuelque una elección, pero es significativo que el único país con más de 10.000 electores, excluido, también sea el único de ellos en donde el MAS fue derrotado. ¿Cómo no sospechar que es una decisión política, y que los bolivianos en EEUU están siendo “castigados”?

Así pues, tenemos a un candidato ilegal que malversa los recursos del Estado para lograr ventaja electoral, de sí ya abusiva por su acceso irrestricto e incontrolado a esos recursos, que “premia” a sus favorecedores con su presencia, prometiéndoles incluso tierras, como si fueran suyas, mientras que un TSE más que sospechoso de parcialidad “castiga” a otros electores, por descreídos de las virtudes del Jefazo. 

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

143
6

Otras Noticias