Editorial

Sobre los escombros, otra vez

domingo, 05 de mayo de 2019 · 00:15

Una vez más, esta vez con furia incontenible, una avalancha de tierra viva y vigorosa arremetió contra casi 70 casas. Un movimiento lento pero implacable dejó sin techo a 180 familias y, además de las viviendas desaparecidas, afectó a otras 150 edificaciones.

El dolor provocado por las imágenes que presenciamos  en vivo, no se compara  al desconcierto, desamparo y orfandad que estas familias viven desde ese momento. Aunque ya el día sábado empezó la emergencia y las primeras viviendas fueron evacuadas, nunca se sospechó este desenlace. Nadie lo esperó, aunque, en rigor, La Paz es una ciudad azotada con relativa  frecuencia por este tipo de  desastres. La ciudad de La Paz es de una fragilidad muy grande y precisamente eso que la embellece, que son sus montañas, está llegando a ser  la génesis de su tragedia.

Pero, ¿dónde exactamente está la causa y la responsabilidad de estos eventos que enlutan en estos días a los habitantes de esta urbe?

En primer lugar podríamos señalar a las autoridades municipales, pues es un tema local. Las actuales autoridades y las anteriores; y las anteriores a las anteriores  han sido partícipes de este resultado. Pues, a pesar de aprobar normas y establecer límites, no parecen estar siendo efectivos en el control  de las edificaciones,  el terraceo incesante de cerros, los loteamientos aún en áreas protegidas o reservas naturales,  la tala de árboles y las centenas de edificios con varios pisos por encima de la norma que se asientan sin rubor en laderas y otras zonas no aptas para urbanizar.

A pesar de que el municipio de La Paz, después de la riada de 2002, estableció, de forma pionera, un sistema de monitoreo para prevención de desastres, no  ha podido alertar a tiempo a los vecinos de la zona, ni evitar deslizamientos como el reciente imponiendo un cumplimiento de normas e impidiendo la edificación de casas y edificios fuera de ella.

Y es que, tanto o más responsables que las autoridades son los vecinos y dueños de construcciones. En todo el país, pero de forma mucho más peligrosa en esta ciudad por las características del suelo, se hacen edificaciones que no guardan condiciones mínimas de seguridad. 

Unas veces la desesperación por tener un techo propio, pero otras el afán de lucro, dan lugar a que se violen las reglas y se construya en zonas prohibidas, que  se levanten más pisos de lo permitido o que las construcciones sean precarias. 

Toda la ciudad, en todos sus barrios, tiene ejemplos de esto y lejos de detenerse esta tendencia se hace cada vez generalizada. Obviamente, para el gobierno municipal es muy difícil afrontar conflictos con vecinos derribando sus propiedades, pero se debería tener un mayor control en el proceso. Para eso están las inspecciones y otros recursos tecnológicos (como las imágenes satelitales) que muestran el estado de las casas en los barrios.

Un tercer aspecto en esta cadena de responsabilidades le corresponde al nivel político. La pugna entre alcaldes de municipios aledaños, las malas relaciones por cuestiones partidarias e ideológicas y la escasa coordinación con los niveles departamentales  provocan una ausencia de políticas integrales y sostenidas para resolver estructuralmente problemas derivados del crecimiento urbano. También, esta confrontación es origen de irregularidades: recordemos el conflicto entre los municipios de Achocalla y La Paz a raíz del rebalse del relleno de Alpacoma en enero de este año.

¿Qué hacer? Luego de solucionar la crisis y cuando la desesperación de la gente que se ha quedado sin hogar se resuelva, es indispensable que las autoridades presenten un plan de contingencias y de prevención de riesgos. 

Es vital que las autoridades trasciendan el plano político y ofrezcan a los paceños respuestas y soluciones integrales . No hacerlo no sólo es no tener sensibilidad con el sufrimiento de los paceños, sino condenarlos a una eterna zozobra. Ver las imágenes de impotencia de tantas familias debería ser suficiente para comprometerse a que no vuelva a suceder.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

86
1

Otras Noticias