Editorial

Vuelve la calma al Concejo de La Paz

lunes, 17 de junio de 2019 · 00:15

La Alcaldía de La Paz sufrió durante años, hasta 1999, cuando llegó a la silla edil el exalcalde Juan del Granado, una inestabilidad crónica. Ésta empezó en realidad en 1987, con una ley que permitía a los concejos municipales echar a los alcaldes con suma facilidad. Esa norma, además, le daba una gestión de sólo dos años de duración al Alcalde. Y si deseaban repostularse, tenían que renunciar con tres meses de anticipación, así que sus gestiones duraban en los hechos sólo 21 meses.

Las gestiones de Del Granado y de Luis Revilla, por tanto, se vieron favorecidas por la estabilidad. No siempre tuvieron mayoría propia en los concejos con los que tuvieron que lidiar, pero las alianzas que formaron eran relativamente sólidas y sus adversarios no tenían la fuerza suficiente como para intentar algún tipo de desestabilización mayor.

Esa estabilidad le ha permitido a la ciudad lograr un relativo desarrollo, aunque, como se sabe, los desafíos son todavía enormes en las áreas de tráfico y vialidad, comercio caótico e informal y muchos otros asuntos.

Como sea, Del Granado y Revilla pudieron llevar adelante planes importantes en sus dos gestiones cada uno, gracias entre otras cosas a esa estabilidad al interior del Concejo. Todo ello estuvo a punto de fracasar debido a las interferencias cometidas por el partido de gobierno, que aprovecha muy bien el control que tiene de la justicia. 

En un proceso que aún no está del todo claro, logró que el concejal Fabián Siñani, de Sol.bo, el mismo partido de Revilla, fuera acusado de acciones relacionadas a la Curva de Holguín, y que por ello perdiera su curul. 

La concejala suplente de Siñani, Isabel Colque, decidió alinearse al MAS y no votar por la continuación de Pedro Susz, de Sol.bo, como presidente del legislativo. La concejala elegida por Sol.bo, pero ahora crítica de Revilla precisamente por el mismo asunto por el que fue procesado Siñani, Cecilia Chacón, no asistió a las sesiones críticas.

Al final, las concejalas Colque y Chacón apoyaron una moción de consenso: elegir como presidenta a Andrea Cornejo, de Sol.bo, algo que se efectivizó tras la decisión de Susz de no postular al cargo.

De ese modo se ha mantenido la estabilidad en La Paz y se han despejado los fantasmas de la inestabilidad. El MAS tiene la capacidad de desbaratar todo lo avanzado hasta ahora, en este y en cualquier municipio, como de hecho lo ha intentado. En el caso de La Paz, considerando que las elecciones municipales serán en marzo, le conviene al partido de gobierno actuar con sensatez para aspirar a un buen resultado electoral. En 13 años y medio de dominio electoral masista a nivel nacional, nunca ese partido pudo ganar en La Paz. 
 

 

115
2

Otras Noticias