Editorial

Eliminación de publicidad gratuita

martes, 18 de junio de 2019 · 00:15

La mentalidad regulatoria y proclive a la hipernormatividad que tiene el gobierno hizo que se fueran aprobando, en los últimos años, 12 leyes y un decreto supremo que exigían a los diarios publicar unas 150 páginas de publicidad gratuita al año y miles de minutos a las radios y canales de TV.

Esa política puede haber tenido un fin positivo, es decir ayudar a concienciar a la sociedad en un sinnúmero de asuntos, como defender los derechos de las mujeres, luchar contra el racismo y defender los derechos de los discapacitados. Todos temas en los que nuestra sociedad tiene un apreciable déficit en conocimiento y cumplimiento de las normas.

Pero, la realidad  indica que este esfuerzo fue infructuoso. En general, los índices de incidencia de los temas a los que esta publicidad gratuita se refería no han mejorado en el país, o han empeorado, como los de la violencia contra la mujer. Así que estas páginas y minutos entregados gratuitamente a las políticas gubernamentales no eran otra cosa que una molestia para el público, por la alta frecuencia de su emisión, y una manera de quitarle espacio a los medios, que de otro modo hubieran sido destinados a publicidad pagada o a difundir información.

El Ministerio de Comunicación demostró en este tema una apertura que anteriores gestiones no habían tenido y logró acuerdos importantes con la directiva de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), además de algunos representantes de canales de TV y estaciones de radio.

Ese acercamiento ha hecho que el Ejecutivo decidiera eliminar esas leyes (lo que demuestra, entre otras cosas, que en Bolivia no existe separación de poderes, porque el Legislativo aceptó todo mansamente) y esa obligatoriedad de publicación ha sido eliminada. Es una buena decisión que hay que celebrar.

Junto con ello se ha eliminado un aspecto incomprensible de la Ley de Organizaciones Políticas, promovida a través de la Fundación Idea, que establecía que por cada espacio que el Estado financiaría a los partidos mediante propaganda, el medio de comunicación debía ofrecer un espacio equivalente, sin costo. ¿Se imagina el lector esa barbaridad? El Estado, a través del TSE, hubiera pagado 50 páginas para el candidato Evo Morales  y ese diario tenía que haberle dado otras 50, de manera gratuita.

Finalmente, ante el pedido de los propietarios de canales de TV, se ha aceptado que se posponga el “apagón analógico”, es decir el cese de las emisiones analógicas de los operadores de televisión, previsto para el año 2020. La televisión exclusivamente digital, en Bolivia, por ello, tendrá que esperar unos años más.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

213
104

Otras Noticias