Irregularidades en entes electorales

domingo, 23 de junio de 2019 · 00:15

Un nuevo escándalo ha golpeado la credibilidad del  Tribunal Supremo Electoral. En primer lugar, los vocales oficialistas del TSE lograron remover a Luis Pereira, exjefe nacional del Servicio de Registro Cívico (Serecí), de su cargo. Las versiones señalan que Lucy Cruz, una de las actuales vocales más inclinadas al partido de gobierno, logró el retiro de Pereira, un profesional reconocido en el medio. Justamente después de eso, una funcionaria del Serecí fue hallada en Beni empadronando a ciudadanos para que voten en el departamento vecino, Pando. ¿Coincidencia? Tal vez no.

Una aguerrida ciudadana ingresó al hotel donde se realizaban los empadronamientos y filmó al personal con su celular. En el lugar se hallaron 7.300 bolivianos y la computadora con la que el sistema electoral boliviano registra a los votantes. La que realizaba los registros irregulares era Gleizi Nakashima y quien hizo la denuncia, y destapó los hechos, fue la directora del Serecí-Beni, Nolvia Guzmán.

Carmen Alicia Melgar, del partido Demócratas, denunció que se estima que 400 personas fueron empadronadas en el Beni ese día para que voten en Pando en los comicios de octubre próximo. El TSE, en una conferencia en La Paz ofrecida por el vocal Antonio Costas, dijo que no se puede estar seguro de cuántos registros se realizaron de esa manera irregular  y que el caso está en manos del Ministerio Público.

En Pando, debido a su baja población, con unos pocos miles de votos se logran conseguir diputaciones y senaturías. En un proceso electoral tan reñido como el que se espera tener en octubre, ganar unos cuantos legisladores puede hacer una gran diferencia.

La credibilidad del TSE está en crisis, al igual que la de los tribunales departamentales, que como denunció Página Siete, tiene entre los 45 vocales que dirigen los nueve tribunales electorales departamentales (TDE) del país a 20 que fueron funcionarios del actual gobierno. Uno fue el primer procurador del país, mientras que los otros ocuparon diferentes cargos en ministerios y empresas estratégicas del Estado.

Cabe recordar que los TDE son los encargados en cada departamento de realizar, acompañar y velar por la transparencia de los procesos electorales; son también quienes concentran el conteo de votos y remiten los resultados al Tribunal Supremo Electoral.

Por todo ello,  es fundamental que sus funcionarios mantengan distancia con las organizaciones políticas. Si bien deben coordinar estrechamente con todos los partidos, no deben mostrar afiliación a ninguno de ellos.

Son muchas las irregularidades que se han ido detectando en estos meses. Entre ellas se puede mencionar la gran cantidad de militancias falsas descubiertas en el marco de las elecciones primarias. Que ahora se descubra que casi la mitad de los responsables de la transparencia de las elecciones generales militan en el partido de Gobierno y nada menos que en un hotel de Riberalta se realicen registros para otro departamento, siembran duda de que se organicen unos comicios limpios en octubre.

Aunque no parece existir en el MAS una voluntad de reconducir esta situación, a pesar de los riesgos que entraña para el venidero proceso electoral, se podría esperar al menos alguna acción drástica de las autoridades del TSE ante estas denuncias. Por el momento esto no está sucediendo.

El gobierno elige a vocales  en el TSE y en los tribunales departamentales por algo. Por lo mismo, el MAS controla el Serecí y otras entidades públicas. No es solamente para dar pegas a sus partidarios, sino para controlar el proceso electoral. Si el MAS ve que puede ganar las elecciones limpiamente, entonces el fraude será marginal. Pero al parecer hay preocupación por asegurar por otras vías una victoria. 

 Por ahora, son solamente malas señales, pero la preocupación no puede ser soslayada. El partido de gobierno ya desconoció el referéndum de 2016 y sus 5,2 millones de votos. ¿Seguirá presionando al TSE  para quedarse en el poder?, ¿seguirá el TSE poniendo en riesgo su credibilidad? 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

293
100

Otras Noticias