Editorial

El alto precio de la belleza

miércoles, 26 de junio de 2019 · 00:15

“No necesitas ser más que bachiller”. Así se publicitan algunos cursos de estética en los medios y las redes sociales. Son cursos que ofrecen a los aspirantes, ser especialistas en estética corporal, nutrición y otros.  Muchos de estos tratamientos son invasivos, o en ellos se administra a los pacientes diferentes sustancias que necesitan ser controladas cuidadosamente. Sin embargo, según un reporte de Página Siete, el mercado de ofertas de estética está descontrolado y no existen garantías para quienes acceden a ellos.

Tanto en el país como a nivel internacional  se han registrado numerosos casos de mala práctica en tratamientos estéticos. Muchos de ellos han acabado con la vida de los pacientes; en otros casos se han presentado deformaciones por malos procedimientos. Sin embargo, muchos institutos y centros estéticos funcionan sin ningún tipo de aval: ni para enseñar ni para tratar a los pacientes.

La medicina estética es una especialidad médica, por tanto, no puede ser realizada por ningún profesional que no tenga, preliminarmente, certificaciones para ejercer la medicina. Por otro lado, los tratamientos estéticos deben estar regulados como cualquier otra rama médica.

Según las normas nacionales, los ministerios de Salud y Educación son las instituciones que deben reglamentar este tipo de  formación y/o ejercicio en  el país. 

Sin embargo, de acuerdo a las denuncias de representantes de este sector, la estética no está reconocida como práctica formal en el país y ello crea un vacío en su control y ordenación, con el posterior riesgo para los pacientes.

En La Paz hubo un intento de encarar una norma para esta actividad, pero no ha prosperado. El proyecto de ley,  impulsado por el asambleísta Gustavo Torrico,  propone normar el ejercicio de estos profesionales, ya que indica que todos los médicos formados  en estética  en el exterior pueden ejercer este oficio en el  país. 

Asimismo, el parágrafo II del artículo sexto de la propuesta normativa prohíbe que cualquier instituto relacionado a la especialidad de cosmetología pueda impartir en su malla curricular materias relacionadas a la medicina estética. Sin embargo, la norma no ha sido promulgada hasta la fecha y el vacío continúa. Una vez que la ley esté vigente habrá que ver si existen los mecanismos para su cumplimiento.

En cualquier caso, además de impulsar una ley que fiscalice estos procedimientos en manos de personas inescrupulosas que ponen en riesgo la salud y vida de sus pacientes, conviene también educar a la ciudadanía para que no se exponga a tratamientos con publicidad engañosa y resultados inciertos.

 

 

175
4

Otras Noticias