Editorial

Responsabilidad por la violencia en Yungas

domingo, 30 de junio de 2019 · 00:15

En las últimas semanas, la violencia en Yungas se ha agravado al haberse producido dos nuevos heridos de gravedad y un fallecido, esta vez en el conflicto de la localidad de Trinidad Pampa.  Los tres afectados, que eran hermanos, fueron atacados con cuchillos y machetes por cocaleros afines al MAS, según sus familiares. Unos 300 efectivos están presentes en la localidad y los opositores al Gobierno temen que se produzcan detenciones y abusos. La presencia policial, sin embargo, busca mantener la tranquilidad y cesar los enfrentamientos. 

Hace unas semanas, un dirigente del Consejo de las Federaciones Campesinas de los Yungas de La Paz (Cofecay) fue asesinado y la Policía dijo que el presunto autor había sido motivado a actuar por dirigentes contrarios al MAS. También ha habido acusaciones entre cocaleros contrarios y favorables al MAS sobre la supuesta instalación de pozas de maceración de droga en los alrededores de Trinidad Pampa, organizándose por ello asambleas y protestas, que han terminado en enfrentamientos y saqueos.

La Policía, además, sin orden judicial según los afectados, irrumpió con violencia en la sede de  la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), de la zona de Villa Fátima de La Paz, provocando daños en la instalación.

Todo esto se debe a que el Gobierno ha creado una peligrosa crisis en el subtrópico paceño. El presidente cocalero Evo Morales, aliado a los productores del Chapare, ha provocado una ruptura entre éstos y los de Yungas.

El Gobierno suele actuar así. En el pasado ha generado paralelismo sindical y provocado enfrentamientos de unos contra otros. Por ejemplo, creó el Conamaq oficialista, lo mismo que fejuves y otras entidades indígenas o sociales paralelas cada vez que las “orgánicas” retiraban su apoyo al régimen. También el oficialismo ha enfrentado a cooperativistas mineros con asalariados, a indígenas del TIPNIS con  cocaleros, etc.

El caso de Yungas es más preocupante. El origen del problema se dio en febrero de 2017 cuando el Gobierno resolvió permitir que en el Chapare se produzcan 7.700 hectáreas de “coca legal”. Hasta ese momento, sólo estaban permitidas 12.000 hectáreas de coca legal en Yungas.

Los yungueños criticaron esta decisión duramente y Franclin Gutiérrez, exdirigente de Adepcoca, encabezó fuertes protestas. En marzo de 2018, productores afines al MAS tomaron la sede de Adepcoca, pero los cocaleros contrarios al Gobierno lograron, tras varios días de enfrentamientos, retomarla.

Se debe recordar que Gutiérrez, dirigente de Adepcoca, está preso desde hace casi un año por la muerte de un policía antinarcóticos ocurrida en esa región, aunque el Gobierno no ha aportado pruebas de su participación en ella. Es uno de los presos políticos bolivianos, víctima de una venganza del Gobierno por sus posiciones críticas.

Todo el problema fue generado artificialmente, ya que el oficialismo no necesitaba darles 7.700 hectáreas de coca legal a los chapareños. El oficialismo ha administrado relativamente bien la producción de coca, que de hecho ha bajado en los últimos años. Ese eslabón del narcotráfico está relativamente controlado (a diferencia de la producción y el tráfico que están en claro crecimiento). Pero las presiones de los productores del Chapare no pudieron ser frenadas por Morales.

La situación ha despertado una fuerte confrontación entre cocaleros de Yungas, cuya producción, en un 90%, tiene fines lícitos, y los del Chapare, que entregan el 90% de sus cosechas al narcotráfico. El Gobierno atizó esa rivalidad y se parcializó con los chapareños, que conforman el núcleo social y político más fuerte que tiene Morales. Con una brutalidad innecesaria, el Gobierno ha combatido a los cocaleros yungueños relacionados con el narcotráfico, pero ha tratado con guante blanco a los del Chapare. A unos los reprime con fiereza, incluso provocando muertos y deteniendo a sus dirigentes, mientras con los otros hace la vista gorda. Las consecuencias están aún por verse...
 

 

 

159
4

Otras Noticias