Editorial

Tensiones causadas por la soya

martes, 04 de junio de 2019 · 00:15

El precio internacional de la soya tiende a bajar. Actualmente se cotiza en 360 dólares la tonelada métrica, casi la mitad del precio alcanzado en 2012. La caída del precio está determinada por el aumento del almacenamiento mundial debido a la alta producción alcanzada por EEUU, Argentina y Brasil y la guerra comercial entre EEUU y China, que tiende a subir los precios.

Este tema ha causado fricciones importantes en el oriente boliviano, ya que la soya es el principal producto de esa región, con un millón de hectáreas sembradas, unas tres millones de toneladas producidas y un monto exportado de 500 millones de dólares anuales.

La situación se agravó con la persistente política del Gobierno de prohibir la exportación libre. Ese factor obliga a los productores a tener como referencia el precio local, que es menor al internacional. La lógica del Ejecutivo es mantener los precios bajos en el mercado local porque la soya es importante en los sectores avícolas, porcino y ganadero. Pero el plan termina afectando la producción general.

Los productores exigen la liberación total de la exportación tras haber sufrido pérdidas de 300 millones de dólares en la campaña de verano 2018-2019 debido a la sequía y los mencionados bajos precios.

Otro aspecto de tensión es el generado por los productores y los procesadores de este cereal. Los productores exigen a las industrias un precio mínimo de 291,20 dólares por tonelada, mientras éstas ofrecen solamente 225 dólares.

Todo ello hizo que las presiones de la agroindustria cruceña fueran en aumento paulatino contra el Gobierno, hasta establecer un plazo de 72 horas, cumplido el miércoles pasado, para que las autoridades autoricen la libre exportación. Amenazaron con un “tractorazo” y bloqueos carreteros.

Al finalizar el ultimátum, el presidente Evo Morales decidió ceder en su posición y el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras anunció que se liberará la exportación del 60% de la producción del grano. También se anunciaron ampliaciones de plazos para el pago de deudas y acceso a nuevos créditos.

La Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) dijo que la liberación del 60% no resuelve el problema, sobre todo debido a que no se conocen cuáles serán los pasos burocráticos que se tomen para establecer esos cupos y la manera de exportar los montos permitidos.

En ese sentido, demandó que la producción pueda ser exportada sin el requisito de contar con certificados de abastecimiento ni cupos de exportación. Este caso demuestra que la sobrerregulación afecta la eficiencia productiva y la marcha general de la economía.

 

 

59
1

Otras Noticias