Editorial

Zapata y Zapatero a tus zapatos

viernes, 12 de julio de 2019 · 00:15

La semana pasada estuvo en Bolivia el expresidente del Gobierno español  José Luis Rodríguez Zapatero, en apariencia  para dictar conferencias en instituciones gubernamentales, pero, en el fondo, llegó para hacer campaña por Evo Morales.

Las conferencias dictadas podían ser prescindibles. La que dio en Potosí titulaba “Vale un Potosí: Pasado, Presente y Futuro de las Relaciones de Bolivia-España”. Dio otra charla con la misma tónica en Sucre y estaba anunciaba otra más en Santa Cruz. La conferencia central fue  en la Casa Grande del Pueblo y se tituló “Democracia, Desarrollo y Feminismo”. Llamó la atención  que se haya invitado a un hombre para que hable de feminismo.

La encargada de organizar la visita de Zapatero fue la Cancillería. Lo que no se dijo es quién pagó los honorarios del conferencista y los gastos de viaje. Todo indica que fue el Gobierno porque la organización corrió por su cuenta.

El asunto es que Rodríguez Zapatero no hizo noticia por sus conferencias, sino por su apoyo total a Evo Morales.

Participó de un acto popular en Cochabamba, donde dijo: “Aquí hay un presidente que en 15 años (quiso decir 14) ha hecho más que los 77 anteriores por Bolivia”. Y así nada más, repitió una falacia pronunciada por el presidente Morales cada 22 de enero, pese a que no existe punto de comparación entre uno y otro período. 

Y, por si no bastara, calificó de Fake New la relación sentimental de Evo Morales con Gabriela Zapata.  “Fue de lo más grosero por no decir repugnante que yo he conocido”, dijo el expresidente.

Se pasó por alto las verdades del caso: a) Gabriela Zapata fue novia del presidente Evo Morales. b) Evo Morales dijo que tuvo un hijo con Gabriela Zapata y que lamentablemente murió. c) Gabriela Zapata fue gerente comercial de la empresa china CAMC, que se adjudicó contratos con el Estado boliviano por más de 500 millones de dólares. d) Gabriela Zapata se hizo rica.  Ahí no hay ninguna noticia falsa, por lo que el comentario de Rodríguez Zapatero, parafraseandolo a él mismo, fue “grosero y repugnante”.

Pero más allá de la obvia campaña en favor de un candidato, lo que es censurable es que Zapatero defienda la democracia y se rija a las reglas constitucionales en su país y, por el contrario, abogue por el pisoteo de la democracia y por la violación constitucional en un territorio excolonial. Eso es más ofensivo que decir que el caso Zapata fue una noticia falsa.

Pero, qué más se puede esperar de un expresidente que ha decidido rifar su prestigio defendiendo a regímenes como el de Nicolás Maduro. Si avala lo que ocurre en Venezuela, por qué no iba a hacer lo mismo en Bolivia.
 

 

481
7

Otras Noticias