Editorial

El clima es noticia, pero nada cambia

viernes, 26 de julio de 2019 · 00:15

Estos días, una vez más, cuando el verano está en su apogeo en Europa y en esta parte del mundo se siente el invierno, los fenómenos y distorsiones climáticas hacen noticia.

Y va más allá de lo anecdótico, pues además de postales de ambos escenarios, se están reportando consecuencias que llegan a la muerte de personas tanto por extremo calor como por el frío. No sólo eso, además accidentes y hasta conflictos sociales.

En Bolivia, por ejemplo, se vive una ola de frío intenso: las temperaturas bajaron a niveles inéditos en regiones cálidas y Tarija sufrió una nevada histórica. El frío ocasionó suspensión de operaciones aéreas en Cochabamba, hubo varios accidentes de tránsito, se presentó el problema de congelamiento en la agricultura y la ganadería, y la interrupción de actividades escolares en los departamentos de Tarija, Chuquisaca y Potosí. 

Aunque es normal que bajen los termómetros en esta época, la intensidad de las granizadas y las nevadas en regiones no habituales  causa preocupación.

Entre tanto, al otro lado del mundo las temperaturas suben mucho más de lo normal. Mientras el verano es más intenso en regiones como España e Italia, países del norte del continente europeo rompen récords. 

En el oeste de Alemania batió una marca de 2015 con más de 40 grados centígrados; Dinamarca, Holanda y Bélgica también registraron récords históricos con 38,8 ºC y 39,9 ºC.

El calor fue tal en Holanda que los puentes metálicos se dilataron y tuvieron que ser enfriados para poder ser usados. En Londres, las personas tomaron por asalto el río Támesis y se registraron personas desaparecidas. 

Bélgica activó por primera vez en su historia el “código rojo”, con temperaturas al borde de los 40 grados, la más alta en Bélgica desde que empezaron las observaciones, en 1833.

Más preocupante aún son las noticias del Ártico, que señalan temperaturas también insólitas en Alaska, donde el termómetro se elevó a más de 30 grados el 4 de julio.

Además, más de 100 incendios forestales intensos han devastado el Ártico desde junio  y los científicos describen las llamas como “sin precedentes” sobre tierras deshabitadas en Groenlandia, Siberia y partes de Alaska. Han sido, dicen los expertos, los meses de junio y julio más calurosos registrados.

Seguimos enviando selfies del clima extremo y mostrando como anécdotas las historias que derivan de ello, pero no se advierte una preocupación global que llame a tomar medidas de emergencia. Y la emergencia ya está acá, en nuestras vidas. ¿Cuándo dejaremos de hablar del clima para hacer algo por la sostenibilidad del planeta?

 

 

92
6

Otras Noticias