Editorial

American Airlines y el turismo a Bolivia

jueves, 01 de agosto de 2019 · 00:15


La compañía aérea estadounidense American Airlines (AA) decidió suspender de manera indefinida sus vuelos entre Estados Unidos y Bolivia desde el próximo 28 de noviembre. En julio del año pasado la empresa suspendió los vuelos desde La Paz y quedaron solo los de Santa Cruz, pero ahora también éstos serán cancelados.

Esta es la tercera aerolínea internacional que abandona los servicios al país en los últimos cuatro años: aparte de AA, ya no operan en Bolivia la chilena Sky Airlines y la peruana Peruvian Airlines.

Estas decisiones, que se basan en la baja rentabilidad de los tramos de Bolivia hacia el exterior, son muy negativas para el país. La Paz es una de las ciudades más aisladas del continente, según algunos índices. Si se consideran viajes de la sede de Gobierno hacia otras capitales internacionales, ocupa el último lugar de la región, junto con Puerto Príncipe, Haití, según un análisis que realizó la consultora de aviación internacional OAG en 2018. Del aeropuerto de El Alto sólo salen vuelos directos a otras tres capitales: Lima, Bogotá y Santiago.

En sentido contrario, las ciudades mejor conectadas de la región son Ciudad de Panamá, México, Lima y Bogotá, con conexiones directas a una decena o más ciudades capitales de América y otro tanto de Europa y los demás continentes.

El vicepresidente Álvaro García Linera, con un tono semiburlesco, dijo que la decisión de la línea estadounidense era una “buena noticia”, ya que favorecerá a la estatal BOA.

“No nos llama la atención, son así siempre los flujos y reflujos del mercado del transporte y en todo caso vamos a saber aprovechar esto para que BOA pueda ofrecer un mayor servicio en las rutas a Miami y a otros países vinculados con las rutas de Miami”, dijo.

Como siempre, el gobierno no asume los problemas en su verdadera dimensión. BOA es una compañía que no tiene acuerdos con otras líneas aéreas del mundo para hacer conexiones desde destinos lejanos, por ejemplo, y, además, una cosa increíble, los potenciales clientes extranjeros (o agencias de viajes) no pueden comprar pasajes online.

Además, muchos turistas estadounidenses y europeos prefieren viajar en líneas aéreas que les den confianza y BOA, precisamente, no logra aquello. Sólo en las dos semanas transcurridas entre el 7 y el 21 de junio pasado, cuatro vuelos de esa empresa sufrieron algún tipo de percance técnico que los obligó a retrasar su hora de despegue o desviarse de su trayecto original.

La cantidad de problemas mecánicos y técnicos podría ameritar una sanción para BOA, si no fuese que cuenta con el apoyo del gobierno. De nada sirve ponerlo en consideración una y otra vez: nada hace que la línea aérea estatal muestre una mejora en sus servicios y en la calidad de sus aeronaves.

Por otro lado, el turismo nacional enfrenta asimismo problemas. Con la exigencia de visas a ciudadanos estadounidenses o israelíes, por ejemplo, la llegada de visitantes al país cayó de manera dramática.

Un último punto es la calidad de nuestros aeropuertos: desde la infraestructura hasta lo técnico, nuestras terminales están rezagadas. Una vez más, la situación de La Paz es alarmante, pues llegar o salir de su aeropuerto es una verdadera odisea.

Ser un país y, en el caso de La Paz, una capital aislada del mundo, resta competitividad a nuestras ciudades y perjudica el turismo y los emprendimientos.

Mientras muchos países están buscando tener más conexiones, mejores aeropuertos, más líneas aéreas, acá casi festejamos que el mercado se achique, con el supuesto de que eso favorecerá a nuestras aerolíneas. Nada más absurdo: un mundo hiperconectado y globalizado  necesita de más y mejores opciones. No menos.

Finalmente, con este ejemplo Bolivia se muestra como insegura para las inversiones y operaciones comerciales internacionales. Los costos laborales y otros son en nuestro país, también, insostenibles. Vamos camino a ser un destino inaccesible y costoso. Y la salida de American Airlines ayudará a ello.

 

 

293
11

Otras Noticias