Editorial

Apuesta del Gobierno contra la violencia

sábado, 10 de agosto de 2019 · 00:15

Este diario ha colocado en el centro de su agenda noticiosa el tema de los derechos de la defensa de la mujer. Tanto informativa como editorialmente, se ha puesto énfasis en los atroces niveles de asesinato de mujeres y otros abusos contra ellas.

En ese marco, y ante la terrible cantidad de feminicidios ocurridos hasta estas alturas del año (casi 80), el Gobierno ha aprobado un decálogo de acciones, ha decidido convocar a un pacto, formar una alianza de medios y organizar una marcha encabezada por el propio Presidente para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia. El Jefe de Estado decidió declarar “de prioridad nacional” la lucha “contra el feminicidio y la violencia hacia las mujeres, niñas y adolescentes”.

“Todos, como sociedad, debemos hacer un pacto para garantizar una vida libre de violencia y el acceso a oportunidades para las mujeres igual que los hombres”, dijo Evo en su discurso del 6 de agosto pasado. El Vicepresidente lamentó que pese a la “democratización social” algunos hombres, esposos, actúen con violencia. A ellos se sumaron varias voces, como la del ministro de Finanzas, Luis Arce, quien sostuvo que “no hemos logrado generar una conciencia de igualdad entre hombres y mujeres”. 

Se trata sin duda de una acción decidida -largamente reclamada y esperada también- para poner a la lucha contra la violencia hacia la mujer en el centro de la atención. Solo hay que esperar que no sea un ademán de campaña y que no quede más que en los enunciados y los gestos.

El decálogo anunciado por el Gobierno hace unas semanas, cuando empezó su interés por el tema es algo de eso. Entre las 10 acciones a tomar, las únicas más o menos concretas y tangibles son dos: que el presupuesto asignado a seguridad ciudadana, proveniente del IDH, en cada departamento, se destine a la lucha contra la violencia; y que el sistema educativo, involucrando a padres, maestros y estudiantes, ayude a construir medidas de prevención.

Los otros ocho son solo “saludos a la bandera”. De hecho, el Gobierno inventó para la ocasión el apelativo “gabinete de la mujer”. Como si tal cosa existiera. 

El resto de los asuntos implica hacer “pactos” con diferentes actores para mejorar la situación de la mujer: por ejemplo, para que el sistema judicial, además de fiscales y policías, impidan la protección a los sospechosos de violencia; que las familias promuevan una cultura de valores; que cada funcionario de Gobierno conozca las normas y entienda la problemática para mejorar la atención contra la violencia.

También, que la comunicación desnaturalice la violencia a las mujeres; que las alcaldías y gobernaciones mejoren la atención a víctimas de violencia; que las empresas privadas ayuden a combatir estos hechos; que las organizaciones sociales sean promotoras y vigilantes de esta lucha; y estudiar la posibilidad de que el feminicidio es delito de lesa humanidad.

Todo esto es muy necesario pero no se muestran vías prácticas de aplicación. ¿Que las familias promuevan una cultura de valores? ¿Que las empresas privadas ayuden a combatir la violencia? ¿Que las organizaciones sociales se constituyan en promotoras y vigilantes de esta lucha? No se dice cómo, no se dan pautas de trabajo, planes a seguir, métodos de medición o cronogramas, y lo más importante, presupuestos. Aunque el Gobierno se empecine en restar valor a ello,  ver que se gastan millones en mobiliario para la comodidad presidencial y nunca hay recursos para defender a una mujer víctima de violencia, es una incoherencia.

Nadie duda de la necesidad de luchar contra la lacra de la violencia que asesina mujeres todos los días en Bolivia, pero es preciso que se crea en ello y que se tomen acciones sostenibles y sinceras. Por el momento cabe darle al Gobierno el beneficio de la duda. Con todo, el presidente Morales es una persona machista, lo ha demostrado decenas de veces; para que una campaña de estas características tenga éxito debe empezarse por la cabeza del Estado crea en ella. Y que la propaganda no sea el primer interés.
 

 

89
3

Otras Noticias