Editorial

Bolivia lidera índice de accidentes de tránsito

domingo, 11 de agosto de 2019 · 00:15

Bolivia vive una situación paradójica: por un lado muestra niveles de triunfalismo gubernamental inéditos  y, por otro, ha normalizado que no se pueda avanzar en las cosas más básicas, un ejemplo de ello es la seguridad en las carreteras.

Los accidentes de tránsito son ya apenas noticia. Cada semana se registran, pero cada vez con menos interés de las autoridades. Hasta  los medios y la sociedad parecen haber perdido la capacidad de espanto... Graves accidentes, con saldos de heridos y muertos a veces por decenas se dan frecuentemente en todas las regiones del país. 

Esta semana fue el trágico turno de un grupo de médicos jóvenes que sufrió un accidente cuando el bus en el que se transportaban se deslizó a un barranco camino a Apolo. El saldo fue de 15 personas muertas y 21 heridos, entre ellos muchos de los médicos  que iban a realizar trabajo solidario al norte de La Paz.

El accidente ocurrió en horas de la noche cerca de la localidad de Charazani y no debería ser ninguna sorpresa que no hubieran ambulancias disponibles para trasladar a los heridos, centros médicos que pudieran recibirlos y ni siquiera un miembro de la Policía que ayudara a organizar el rescate. Mientras tanto, el presidente gasta 2,4 millones de bolivianos en muebles de lujo para su nuevo Palacio (que costó 230 millones de bolivianos) y usa helicópteros como si fueran taxis. 

Ausencia de control de los conductores, exceso de trabajo de éstos, malas carreteras, vehículos en mal estado que nadie fiscaliza, consumo de bebidas alcohólicas, etc., son las causas principales de los accidentes, que también muestran una debilidad estatal enorme en este caso. El Estado es súper eficiente para cobrar impuestos, reprimir a cocaleros yungueños y hacer seguimiento a dirigentes opositores, pero no para ayudar a que mejoren las condiciones de vida de la ciudadanía en cuestiones básicas como la seguridad en el transporte.

Un informe de la Defensoría del Pueblo, basado en datos de la Policía, revela que en el primer trimestre de este año 260 personas perdieron la vida  en accidentes de tránsito. “En el primer trimestre de 2019 se tienen 1.106 hechos y accidentes de tránsito; 260 personas fallecidas y 1.556 personas heridas, la tendencia va en aumento en relación a la gestión anterior”, señala el documento. 

No es sorpresa por ello que la Organización Mundial de la Salud haya establecido que Bolivia tiene la mayor cantidad de muertes por accidente per cápita de toda la región, junto a Brasil. En el país mueren al año 23,2 personas por cada 100 mil habitantes, cuando el promedio latinoamericano, dice la OMS, es de 15,9 y el de todo el mundo, de 17,4. Como comparación, en Alemania mueren solo 4,3 personas por cada 100 mil habitantes. En la región, Argentina, Chile y Uruguay ocupan los primeros lugares, con 16 muertes o menos.

Las cifras que muestra Bolivia en muchas ocasiones son peores a las de naciones africanas que, como se sabe, tienen problemas de conflicto interno y baja institucionalidad. En África, una decena de naciones sufre menos muertes per cápita que las que ocurren en nuestro país.  

Una vez más, es preciso poner el énfasis en las prioridades de las autoridades bolivianas: si bien es innegable que el país ha mejorado en infraestructura carretera, hay aún localidades populosas que cuentan con caminos muy riesgosos y altamente transitados. Pero, el principal problema es humano: los choferes no son controlados en ningún aspecto y sufren de una irresponsabilidad endémica con la vida de sus pasajeros. Lo propio pasa con las empresas de transporte, que tampoco son fiscalizadas y no se sienten en la obligación de brindar un buen servicio ni seguridad. 

Finalmente está la Policía Caminera, prácticamente inexistente en Bolivia: los pasajeros, como se constató con el triste accidente en que perdieron la vida los jóvenes voluntarios, parten a su destino librados totalmente a su suerte, y si algún percance o tragedia los alcanza, nadie puede correr en su ayuda hasta que es demasiado tarde.
 

 

116
1

Otras Noticias