Promesas de Evo de que respetará el voto

domingo, 18 de agosto de 2019 · 00:14

Nuevamente se ha escuchado prometer al presidente Evo Morales que respetará el resultado de las elecciones, esta vez las del 20 de octubre próximo. “Por supuesto que vamos a respetar los resultados, una cosa son las elecciones nacionales”, expresó Morales, para luego agregar que también deben ser respetadas las “sentencias constitucionales”, en referencia a la decisión que le ha  permitido mantenerse en el poder más allá de lo que establece el texto constitucional.

Morales ya hizo promesas de ese tipo con anterioridad. La primera fue el 22 de octubre de  2008, tras las negociaciones para aprobar la  Constitución Política del Estado. En un discurso televisado Morales dijo que “por la unidad del país” había decidido resignar la idea de la reelección indefinida.

En esa ocasión Morales expresó que sólo gobernaría durante dos periodos. Pero no fue así. En 2010 lanzó su famosa admisión de que había “hecho trampa” a la oposición y que sí deseaba gobernar tres mandatos.

Para poder ejecutar esa “trampa”, en 2013 parlamentarios del MAS remitieron a consulta del Tribunal Constitucional el proyecto de ley de Aplicación Normativa que había aprobado la mayoría masista y que permitía la reelección de Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera. Como era obvio esperar, los integrantes del Tribunal Constitucional, todos proclives al MAS, autorizaron esa ley aduciendo que tras la aprobación de la nueva Constitución el país tenía un “nuevo Estado” y todo lo que había sucedido antes quedaba sin efecto. Esa fue una falacia, obviamente, porque en la propia Constitución se establecía que el primer mandato de Morales debía ser computado y por lo tanto tenía que abandonar el poder al finalizar su segundo periodo, en 2015.

Y tras “la trampa” asestada a los opositores, Morales y García Linera dijeron que sólo gobernarían durante tres mandatos y que por lo tanto dejarían el Gobierno en enero de 2020. Como se sabe, ello no ocurrió. En 2015 el MAS empezó a orquestar una campaña basada en la supuesta idea de que “el pueblo”  pedía a Morales mantenerse en un cuarto mandato. El Ejecutivo, en coordinación con su apéndice, es decir la bancada masista en la Asamblea Legislativa, convocaron a un referendo para cambiar la Constitución y autorizar que pudiera gobernar hasta 2025.

Como se sabe, Morales perdió el referendo. Antes y después de ese evento dio declaraciones en las que aseguró que aceptaría el resultado. El Presidente llegó a decir que se retiraría al Chapare, donde abriría un restaurante. García Linera respondió a una pregunta en una conferencia de prensa señalando que cualquiera de las dos opciones (“sí” o “no”) que venciera “por un solo voto”, debía ser respetada. Pero otra vez violaron su palabra. Inmediatamente después el oficialismo empezó una campaña política y mediática para “encontrar vías” para quedarse en el poder y eludir la voluntad popular.

Para hacerlo recurrió nuevamente a sus amigos del Tribunal Constitucional, que, en un fallo escandaloso, luego reiterado por el Tribunal Supremo Electoral, aseguró que Morales tenía el “derecho humano” de postular a la presidencia indefinidamente.

Con estos antecedentes, obviamente, nadie va a creer la nueva promesa de Morales, también señalada por García Linera y otros voceros del oficialismo, de que el MAS aceptará los resultados de las elecciones de octubre (o de diciembre, si hubiera segunda vuelta). Son demasiados los ejemplos en los que el Gobierno ha demostrado su talante autoritario y abusivo; su deseo de cooptar y controlar a todas las instituciones, sobre todo a la justicia y al Órgano Electoral, tiene el evidente objetivo de eternizarse en el Gobierno, con todo lo que ello implica, como administrar millonarios recursos de manera dispendiosa, gozar de la atractiva parafernalia del poder, usar el helicóptero para ir a la oficina, acorralar y perseguir a los opositores, etc.

Si la palabra tanto del Presidente como del Vicepresidente no tiene valor, entonces la democracia y la voluntad popular están en riesgo.

335
2

Otras Noticias