Editorial

Incertidumbre para el gas boliviano

miércoles, 21 de agosto de 2019 · 00:15

Dos informaciones sobre el tema del gas llegaron de manera casi simultánea hace unos días, haciendo prever problemas para la industria hidrocarburífera del país.

Por un lado, las autoridades brasileñas anunciaron que en los próximos meses ese país reducirá sus importaciones de gas boliviano. Roberto Castello Branco, presidente de Petrobras, la mayor empresa de Brasil, en una rueda de prensa en Río de Janeiro dijo que, aunque no anulará la importación del carburante boliviano, los volúmenes adquiridos se reducirán.

“Estamos negociando un nuevo contrato con Bolivia para reducir las importaciones”, aseguró Castello Branco. El Gobierno  reaccionó como si no pasara nada.

Por el contrario, el ministro del área, Luis Sánchez, expresó que Brasil comprará al menos 35 millones de metros cúbicos día de gas natural boliviano, es decir, más o menos el triple de lo que compra hoy. Según su estimación, 20 millones de metros serán adquiridos por Petrobras y el resto por empresas privadas del vecino país.

Este año concluye el contrato de compra-venta de gas entre ambos países, que establece que el mínimo a ser adquirido por el país vecino son 24 millones de metros cúbicos diarios de gas, con un máximo de entrega de 30,08 millones. Sin embargo, en las últimas semanas el mercado brasileño sólo adquiere un promedio de 12 millones.

La segunda noticia preocupante de ese sector provino de una investigación del senador Oscar Ortiz, también candidato a la Presidencia, quien estableció, según documentación que obtuvo, que las reservas probadas totales del país solamente alcanzan a 5,58 trillones de pies cúbicos y no a los 10,7 TCF que fueron declarados en el informe oficial de la Consultora Sproule. Sproule negó que exista algún documento que ratifique la afirmación de Ortiz y amenazó con iniciarle acciones legales.

Cuando el informe de la Sproule, una empresa canadiense, fue publicado el año pasado, muchos especialistas locales pusieron en entredicho sus resultados, señalando que no tenía sentido que las reservas hubieran aumentado sin haber realizado hallazgos  nuevos.

No es un secreto para nadie que la exportación de gas, que sostiene la economía boliviana, atraviesa serias dificultades. Los menores ingresos recibidos por la economía en el último tiempo han sido compensados por el Gobierno con mayor endeudamiento y uso de las reservas internacionales.

Esto indica la urgente necesidad de diversificar la economía boliviana para que no sea monodependiente, como lo ha sido siempre, en una situación agravada en la última década, que ha visto cómo el país se ha reprimarizado.

 
 

210
9

Otras Noticias