Editorial

Silva, concejal que trabaja contra La Paz

lunes, 26 de agosto de 2019 · 00:15

La Paz enfrenta un muy serio desafío en el tema de la basura. La Alcaldía, por no haber supervisado y atendido las opiniones de algunos expertos, no evitó el enorme deslizamiento ocurrido en enero pasado, cuando según algunas estimaciones unas 200 mil  toneladas de basura sólida y lixiviados salieron de su celda en el relleno de Alpacoma y afectaron a grandes terrenos del municipio de Achocalla.

El hecho es que desde hace mucho tiempo los vecinos de Mallasilla, Isla Verde y otras de La Paz y Achocalla se quejaban de malos olores provocados por el relleno sanitario. Era obvio que su vida útil estaba llegando a su fin.

Ese deslizamiento, y otro ocurrido en julio pasado, demostraron aquello. Había que actuar rápidamente para habilitar otro espacio. Pero el oficialismo empezó a interferir en las decisiones que tomaba la Alcaldía, con el objetivo de debilitar su gestión. Cuando finalmente el alcalde Luis Revilla logró comprar un terreno en la comunidad de Sak’a Churu, frente al botadero de Alpacoma, para instalar allí el nuevo relleno, el oficialismo nuevamente intentó bloquear esa posibilidad.

Una prueba de ello es el audio en el que se escucha la voz del concejal masista Jorge Silva, quien da instrucciones a comunarios de Achocalla para impedir que pueda habilitarse el nuevo relleno.

“Ustedes pidan el pronunciamiento del Concejo Municipal. ¿Para qué? Para que se frene esa compra, esa venta, es decir no se va a permitir que se compre (los terrenos). Nosotros, por lo menos, no vamos a permitir que el Alcalde siga avanzando. Ustedes me pueden ayudar para que yo haga la denuncia contra el Alcalde. Segundo, yo necesito una carta que me dirijan a mí, con todos los antecedentes”, señala Silva en el audio.

Lo que Silva estaba intentando hacer es que, nada menos La Paz, su ciudad, se quedara sin un relleno sanitario. Con todo lo que ello implica de riesgos para la salud de la población y el medioambiente. Primero el MAS presionó a Revilla para que ya no se pueda usar el relleno de Alpacoma, pero a la vez, desde las sombras, mediante el concejal Silva, lo que estaba tratando de hacer era también bloquear el otro relleno. Por suerte fracasó en su intento.

Se entiende que los políticos maniobren unos contra otros, pero llegar al punto de intentar que una ciudad sufra una crisis ambiental y sanitaria, rebasa todos los límites. Estamos (están) en campaña electoral, pero la ciudadanía no debe ser afectada por estos apetitos políticos. Ahora que esto se comprueba, gracias al audio filtrado, el concejal Silva debería ser sancionado, moral y políticamente por este hecho. Por ejemplo, se le debería impedir postular nuevamente a un cargo en La Paz. Su falta es demasiado grave.
 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

653
11

Otras Noticias