Editorial

El carnaval de las primarias

martes, 10 de septiembre de 2019 · 00:15

Al final, el 20 de octubre, cuando los bolivianos nos enfrentemos a la papeleta electoral para elegir al nuevo Presidente de Bolivia, tendremos ante nosotros a muchos personajes que ya no estarán en la carrera electoral. Es decir, habrá algunas figuras políticas que buscarán el voto pero no figurarán en la lista de posibilidades del elector; y unos cuantos que renunciaron a participar seguirán con sus rostros en el impreso. 

Todo esto es  resultado de la fallida primera experiencia de elecciones primarias, realizadas en enero pasado, donde se eligieron binomios para  las fuerzas que participarían de las elecciones generales. Según la norma, estos binomios no podían ser alterados.

Sin embargo, hasta la fecha ya se han dado al menos cuatro renuncias de candidatos. En primer término está el caso de Edwin Rodríguez, excandidato a Vicepresidente por Bolivia Dice No. También, la ola de renuncias en el PDC (Partido Demócrata Cristiano), que se inició con la de su candidato a la Presidencia, Jaime Paz Zamora, quien  fue sustituido por el pastor coreano Chi Hyun Chung. Este último, después de una serie de controvertidas declaraciones homofóbicas e intolerantes, provocó la renuncia de la candidata a la Vicepresidencia, Paola Barriga, por acoso político.  Otro caso es el del candidato a Vicepresidente por PAN-Bol. La candidata a la Presidencia de esa sigla, Ruth Nina, dijo que su partido sustituyó al candidato a Vicepresidente Leopoldo Chui, pese a estar habilitado por el TSE.

Cuando se creía que esto sumía en la incertidumbre a algunas de las nueve agrupaciones políticas que  participarán de los comicios de octubre, el Órgano Electoral anunció que los binomios a la Presidencia y a la Vicepresidencia pueden ser sustituidos hasta tres días antes de las elecciones generales, sin embargo, la papeleta irá con las imágenes de quienes eran candidatos al momento de aprobar dicha papeleta, en agosto pasado.

Recordemos que cuando se suscitó la primera renuncia de candidatos, que fue la de Jaime Paz Zamora, en junio, y la de Edwin Rodríguez en julio, el TSE se vio ante la necesidad de encontrar una solución que eluda su propia norma que dispone que no se aceptan dimisiones excepto que  obedezcan a una enfermedad muy grave o la muerte.

Ahora, resulta que el organismo electoral, en medio de un enorme extravío, incumple sus propias determinaciones. El problema es, lo ha señalado el politólogo Jorge Lazarte, que el TSE aprobó una cantidad de reglamentos que no son coherentes entre sí. 

Un caos absoluto –entre otras manifestaciones preocupantes– que por el momento permite una conclusión: las primarias fueron una completa farsa y pérdida de tiempo y dinero, que hasta la fecha sólo ha demostrado una utilidad concreta: validar la candidatura ilegítima de Morales y García Linera.
 

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

82

Otras Noticias