Editorial

Desafío cruceño del progreso sostenible

martes, 24 de septiembre de 2019 · 00:15

Nada más evidente que la pujanza cruceña. Aunque todo este siglo se ha caracterizado por  un crecimiento urbano nacional incomparable con ningún otro momento de nuestra historia, el de Santa Cruz ha batido todo pronóstico. La ciudad que hace no más de 30 años apenas contaba con medio millón de almas, ahora es la más poblada del país con más de tres millones, según el INE. La urbe que en los años 80 apenas tenía como referencia comercial el mercado Los Pozos o las Siete Calles, hoy tiene un centro de consumo comparable al de cualquier metrópoli del mundo y los servicios básicos que en los 90 no pasaban de los barrios del Segundo Anillo hoy superan el 90% en agua potable y electricidad.

Santa Cruz tiene un crecimiento mayor a la media nacional, con un promedio del 6% anual -lo que es alto para cualquier nación del planeta, quizás con excepción de China- y es punto de migración interna y externa, lo que la convierte en la ciudad más diversa de Bolivia.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas en la capital cruceña. Justamente este voraz crecimiento representa uno de sus puntos de conflicto, pues, extensa como es, la ciudad se ha vuelto caótica en su tráfico y costosa en sus precios. La vivienda y el transporte han elevado sus costos y aunque los emprendimientos y negocios germinan con mayor facilidad que en cualquier otra urbe, la informalidad y el contrabando reinan.

La seguridad ciudadana es también una preocupación para los cruceños, con un nivel alto de criminalidad y menos apoyo de fuerzas del orden que ciudades como, por ejemplo, La Paz.

Lo propio ocurre con la salud: si en todo el país hay una crisis de acceso a los servicios médicos, en Santa Cruz esto representa un drama cotidiano. Recordemos, por citar un ejemplo, la situación de la maternidad Percy Boland.

Finalmente y quizás más importante, está el desafío de la sostenibilidad. No sólo urbano -con el control del crecimiento mobiliario y su acompañamiento en servicios y cuidado de las áreas verdes- sino en todo el departamento. Los incendios en la Chiquitania exhiben  una realidad ya consolidada y es la deforestación y extensión ilimitada de la frontera agrícola por razones que van desde el agronegocio hasta el descontrol en los asentamientos de colonizadores promovidos por el actual Gobierno.

Santa Cruz necesita, demanda, un liderazgo comprometido con su desarrollo, pero un desarrollo armonioso y sostenible en todo aspecto. Cualquier aspirante a gobernante tendrá que tomar esto en cuenta, lo mismo que sus élites empresariales e industriales. Santa Cruz ha sido pródiga con todos, requiere que sean igualmente pródigos con ella.
 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

45
1

Otras Noticias