Editorial

Reaparecen las FARC y causan rechazo

miércoles, 04 de septiembre de 2019 · 00:15

Tres años después de la auspiciosa firma de paz en Colombia, tres disidentes del antiguo grupo guerrillero y terrorista FARC aparecieron la semana pasada para afirmar que volvían a tomar las armas. El anuncio causó malestar y rechazo en Colombia, donde una mayoría de la población ansía la paz  y no desea volver a los enfrentamientos del pasado.
En un video, el exjefe guerrillero Iván Márquez asegura que se levantarán en armas “contra la opresión”. Lo acompañan Hernán Darío Velásquez, alias  El Paisa, y Seuxis Paucias Hernández, también conocido como Jesús Santrich. Otra decena de líderes menores también forman parte de esta fracción resucitada de las FARC.
Según los rebeldes, que han denominado a su movimiento como “Nuevo Poder”, el Estado colombiano no ha cumplido con sus compromisos del acuerdo de paz, aunque los analistas y representantes de las entidades garantes rechazan aquello.
En realidad, se podría decir lo contrario: después de la firma del acuerdo de paz, Santrich fue arrestado en abril de 2018, tras haber sido acusado por la Fiscalía de Colombia de narcotráfico, a pedido de las autoridades norteamericanas. Santrich realizó una larga huelga de hambre, acusando a EEUU de haber realizado un montaje para imputarlo, y finalmente fue liberado de sus cargos. Al poco tiempo se declaró en la clandestinidad.
El gobierno conservador de Iván Duque respalda a regañadientes el acuerdo de paz conseguido en el gobierno anterior, liderado por Juan Manuel Santos, pero básicamente lo ha respetado.
Representantes de las FARC, reconvertidas en partido político, han rechazado a la facción disidente y han señalado que siguen comprometidos con el abandono de las armas. El jefe del partido, Rodrigo Londoño, conocido en la guerrilla como Timochenko, aseguró que “las grandes mayorías seguimos comprometidos con lo acordado, aún con todas las dificultades o peligros que se avizoran, estamos con la paz”.
De todos modos existen fuertes desafíos al proceso de paz, especialmente los que tienen que ver con la inseguridad a la que se han enfrentado excombatientes de la guerrilla. Hasta la fecha, 137 de ellos han sido asesinados desde 2016, año del acuerdo, de los cuales 106 han sido asesinados desde 2018, admitió la ONU.
También han sido de implementación muy lenta los programas de desarrollo rural, la sustitución de cultivos y la reparación de las víctimas, pero se espera que estos temas se aceleren en el futuro. El Estado colombiano y el partido FARC deben seguir comprometidos con la paz para evitar que estas disidencias hagan retornar a Colombia a la violencia del pasado.
 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

2
37

Otras Noticias