Editorial

El MAS y los medios de comunicación

martes, 13 de octubre de 2020 · 00:15

Evo Morales siempre tuvo fijación con los medios de comunicación. Tal es así que en su gobierno se aplicó una estrategia de cooptación y presión para lograr el alineamiento de los contenidos informativos a los intereses de su gobierno.

Después de casi 14 años de gestión y luego de estar refugiado por un año en México y luego en Argentina, Morales no ha cambiado nada.

 “Los medios son cómplices del golpe de Estado (…). Hay que hacer algo en los medios de comunicación, no sólo necesitamos medios estatales, sino medios de comunicación del pueblo, de la fuerza social, bien convencidos”, dijo Evo Morales durante una charla por Zoom la semana pasada.

Obviamente la declaración del jefe de campaña del MAS desató la reacción airada de las organizaciones de prensa, que ven  un anuncio de lo que podría venir para la libertad de expresión si el MAS gana las elecciones.

El presidente de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), Marco Dipp, instó a los candidatos a fijar posiciones claras de respeto a la libertad de expresión y a la democracia. “Es importante que los candidatos reafirmen su compromiso no solamente con la libertad de prensa, sino con la democracia, porque no existe democracia sin libertad de expresión y prensa”, dijo el directivo. 

Frente a la preocupación, el candidato del MAS, Luis Arce, salió al paso para marcar distancia con ese anuncio.  “No comparto lo que dice el compañero Evo. Yo creo que aquí la prensa juega un rol protagónico e importante. Para esto es que he mencionado que recuperemos la patria junto con la prensa”, dijo en un evento de campaña.

Sin embargo, y pese a la aclaración, Arce también desliza que los medios deben ser instrumentos para recuperar la patria, lo que, en la retórica del MAS, significa alinearse con su proyecto político estatista y excluyente de quienes piensan diferente.

 En la lógica de amigo/enemigo que predomina en el MAS, los medios de comunicación son los primeros enemigos y eso no cambia porque Arce sea candidato.

De hecho, durante la campaña Arce ha mantenido la distancia con la mayoría de los medios, al punto que se negó asistir al debate presidencial organizado por la Asociación de Periodistas de Bolivia y por una red de más de 80 medios de comunicación.

A la hora de dar entrevistas también es selectivo, al extremo de dejarse entrevistar solamente por medios que considera afines o que le garantizan un set con altísima audiencia. La libertad de expresión y la transparencia  no están en el ADN del MAS y, por mucha distancia retórica que quiera marcar con Evo, Arce es más de lo mismo.

 

 

 


   

75
1

Otras Noticias