Editorial

Otra vez los incendios arrasan parques

jueves, 15 de octubre de 2020 · 00:15

Parece que el país no hubiera aprendido nada de los incendios que el año pasado destruyeron seis millones de hectáreas, dos millones de ellas de bosques. Los sistemas de alerta y de control de quemas no funcionaron este año ni siquiera considerando que ya en abril se registraron los primeros fuegos. 

El Gobierno demoró meses en reaccionar ante la situación y recién a mediados de septiembre derogó el decreto aprobado por el expresidente Evo Morales que autorizaba quemas en el Beni; la entonces senadora Jeanine Añez había demandado eliminarlo un año antes en el marco de una huelga de hambre que realizó con otros de sus colegas.

Aunque la situación ahora no es tan dramática como la de la gestión anterior, hasta la fecha se han quemado 1,5 millones de hectáreas e, igual que en octubre de 2019, todos esperan el inicio de las lluvias como la única vía para solucionar el problema.

En los últimos dos meses, según el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) nueve áreas protegidas, reservas y parques nacionales han sido afectados por el descontrol del fuego. Uno de los parques en el que la situación es especialmente difícil es el Santuario Ambue Ari, un centro de custodia de animales silvestres de Guarayos, en Santa Cruz. El año pasado ya fue parcialmente arrasado por el fuego y ahora sufre la misma situación.

Por otra parte, las áreas protegidas Kaa Iya y San Matías, que albergan sectores de bosque seco chiquitano y bosque chiquitano de llanura, están, igual que hace 12 meses, afectados por el fuego. En el departamento de La Paz, el Madidi, el parque nacional más biodiverso del mundo, igualmente se ve amenazado. La situación es tan seria que un total de 44 municipios, en seis departamentos, sufren decenas de incendios. Unos 22 de ellos se encuentran cerca de localidades pobladas. El Ministro de Defensa aseguró que todos los incendios fueron provocados por chaqueos, siendo el departamento de Santa Cruz el más afectado.

En los últimos días, por fin llegaron 14 bomberos españoles especializados en control de fuegos, trayendo consigo equipos. Sin embargo, la presencia de aviones adaptados para lanzar agua se ha hecho esperar. Las autoridades no han logrado traerlos a Bolivia todavía.

El aumento de las temperaturas y los vientos,  y el descenso de la humedad, además de los chaqueos que salen de control, provocan las circunstancias ideales para los incendios. El próximo año, cuando el ciclo se repita, se espera que las futuras autoridades habrán aprendido qué deben hacer, y no confiar exclusivamente en las lluvias de temporada.
 

 

 

 


   

16

Otras Noticias