Editorial

La chacota de la censura de ministros

viernes, 16 de octubre de 2020 · 00:15

Una de las distorsiones más grandes que ha tenido el sistema político boliviano en los últimos meses es el que se hubiera mantenido el control del MAS sobre dos tercios del Legislativo. Como no era posible, desde el punto de vista constitucional y democrático, clausurar el Congreso, el partido que jefaturiza Evo Morales vivió una situación artificial, en la que, a diferencia de su respaldo real, sigue controlando ambas cámaras de la Asamblea.

Después de las elecciones se podrá demostrar si el MAS tiene o no ese respaldo, que proviene de los comicios de 2014, cuando la sociedad boliviana atravesaba por una etapa política completamente distinta. Pero este partido sigue usufructuando de la mayoría que aún posee y que no ha perdido debido a la postergación de los comicios generales.

Con esa postiza ventaja, el MAS ha cometido graves excesos, como autorizar por ley una sustancia como el dióxido de cloro, que los científicos de Bolivia y el mundo establecen como peligrosa para la salud si se consume en demasía y que, en todo caso, no sirve para reducir los síntomas o combatir la enfermedad de ninguna manera. Pero la demagogia y la propia ignorancia de sus legisladores son superiores a lo que dice la ciencia.

En semanas recientes, también usando su infundado respaldo parlamentario, los legisladores que lidera la otrora razonable presidenta del Senado, Eva Copa, han empezado a censurar autoridades como quien juega damas chinas contra un adversario que no puede mover sus piezas. Primero fue el procurador del Estado, Javier Morales, para luego seguir con los ministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Educación, Víctor Hugo Cárdenas. ¿Los delitos de estas dos autoridades? Haberse negado a acudir a la convocatoria de esas ilegítimas bancadas.

El MAS está haciendo un daño a la saludable idea de que el Legislativo, en determinadas circunstancias y con sustento, pueda censurar a alguna autoridad, que luego debe ser removida de su cargo. Pero la chacota en usar este mecanismo, que sin duda puede deberse también a las órdenes que provienen de Buenos Aires, lo están deslegitimando. El hecho de que el Ejecutivo vuelva a posesionar a las mismas personas, así lo demuestra. Además, el MAS usa su poder congresal incoherentemente, recordemos que durante el decenio del MAS, ni las más graves y evidentes acusaciones impulsaron una destitución de un ministro. Copa y los otros líderes del Legislativo están engolosinados con un poder que se les acabará en breve y que no está siendo usado para mejorar la vida de los bolivianos, sino para insistir en la polarización y la confrontación con sus adversarios políticos, a los que, lamentablemente, ven como enemigos.

 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

144
2

Otras Noticias