Editorial

Crisis en el fútbol boliviano

jueves, 19 de noviembre de 2020 · 00:15

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) suma un lustro de escándalos dirigenciales que evidencian que el ente vive la peor crisis en sus 95 años de historia. Con siete presidentes en cinco años, la institución está dividida y su comité ejecutivo es acusado de corrupción, con denuncias que llegaron a la Fiscalía, la FIFA y la Conmebol. 

Este año, la pandemia y la muerte del presidente de la FBF, César Salinas, provocaron un terremoto económico y administrativo. Dos directivos, Robert Blanco (de la División Profesional) y Marco Rodríguez (de la División Aficionados), reclamaron el cargo que dejó Salinas.  

Según el estatuto federativo de 2017, ante la ausencia del titular, el primer vicepresidente tomará el timón de la institución. Según la norma, un directivo del fútbol profesional debía ocupar la segunda cartera de la FBF. 

En 2019 se aprobaron cambios en la reglamentación del estatuto y se determinó que si el presidente de la federación es un dirigente de la División Profesional (como fue el caso de Salinas, extitular de The Strongest), el vicepresidente será de la División Aficionados. 

Tras la muerte de Salinas, el comité ejecutivo eligió a Rodríguez como presidente de la FBF, basado en el estatuto modificado de 2019. La situación provocó la molestia de Blanco, que interpuso un amparo constitucional para hacer respetar, según él, su derecho. Como miembro del comité ejecutivo, explicó que él y Salinas fueron elegidos con el estatuto de 2017 y que las modificaciones que se hicieron dos años después y no fueron registradas ante el Viceministerio de Autonomías, por lo tanto, no eran válidas.  

Blanco ganó el amparo y un tribunal ordenó a los miembros del comité ejecutivo que lo reconozcan como titular de la FBF y anuló todas sus decisiones desde julio de este año. En principio, los dirigentes de la federación se resistieron, pero luego anunciaron que reconocían a Blanco, pero a la vez lo suspendían por haber recurrido a la justicia ordinaria, algo condenado por la FIFA. 

La disputa dirigencial dividió a los clubes profesionales. Ocho (The Strongest, San José, Aurora, Palmaflor, Real Santa Cruz, Real Potosí, Nacional y Always Ready) apoyaron a Rodríguez y seis (Bolívar, Oriente, Wilstermann, Blooming, Royal Pari y Guabirá) se inclinaron por Blanco. 

La división perjudicó a la Selección, que por casi de 60 días sólo pudo trabajar con los futbolistas de los ocho clubes que reconocían a Rodríguez como presidente. Los otros seis comunicaron que no darán sus jugadores con tantos días de anticipación para el inicio de la Eliminatoria de octubre.

El seleccionador César Farías eligió no convocar a los jugadores de Bolívar y Wilstermann -que con un fútbol paralizado en el país- eran los  únicos con ritmo de competencia, ya que jugaron la Copa Libertadores.

La crisis se reflejó en la cancha. La Selección cayó por 5-0 frente a Brasil  en su debut de la Eliminatoria sudamericana rumbo a Catar 2022. Luego perdió por 2-1 ante Argentina, en el Siles, donde también cayó por 3-2 ante Ecuador. El único punto es el obtenido frente a Paraguay. 

Con todo, la Selección dirigida por César Farías jugó tres partidos en la Eliminatoria. Está en el último puesto de la tabla de posiciones y tiene casi nulas posibilidades –nuevamente- de llegar a un Mundial luego de casi 30 años de haber conseguido por única vez clasificar  en 1994.

Es, como se ve, la crisis terminal del fútbol boliviano, el deporte más seguido del país. Como sucede en gran parte del planeta, los éxitos deportivos son proporcionales a los esfuerzos y la disciplina deportiva, pero también al impulso dirigencial y de políticas públicas, algo que no se reduce a la construcción de canchas, sino a la inversión en un seguimiento y entrenamiento. Bolivia ha tocado fondo, no sólo por la mala calidad de su dirigencia -dedicada al enriquecimiento personal-, sino porque el bajo rendimiento ha puesto la moral nacional por los suelos. Es hora de que se formulen planes serios y consecuentes, a largo plazo, para que dejemos de ser la humillación deportiva regional.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

18
6

Otras Noticias