Editorial

Importancia de quién entrega credenciales

lunes, 2 de noviembre de 2020 · 00:15

Si algo ha cambiado en estos últimos meses es la mayor credibilidad que tiene el TSE. Por ello, y por el sui géneris proceso de sucesión presidencial, ha sido el presidente de ese órgano y el resto de los vocales los que han entregado las credenciales a los nuevos legisladores electos.

Ello ha generado una marcada diferencia con las ocasiones anteriores, en las que Evo Morales y Álvaro García Linera presidían la entrega de esos documentos y todos los diputados y senadores debían rendirles pleitesía  y saludarlos uno por uno. Era una indignante muestra de interferencia del Órgano Ejecutivo por sobre el Electoral y Legislativo. De la misma manera, Morales y García Linera, también violando el espíritu de la separación de poderes, posesionaban a los gobernadores electos, magistrados, vocales electorales, etc.

Aunque el MAS ha vuelto al poder, estos gestos tan desagradables probablemente no se repetirán en el futuro inmediato, entre otras cosas porque se cuenta con un órgano electoral independiente que cumple con las funciones que le corresponden.

De hecho, uno de los aspectos destacables de la entrega de credenciales de este año, tanto a legisladores como a los  dignatarios de Estado, ha sido la rigurosidad de ambos actos. Aunque fueron una fiesta por la algarabía de la militancia del MAS, ambas ceremonias fueron marcadamente institucionales, no políticas. Este es un aspecto importante a recuperar.

En el acto de entrega de credenciales al Presidente y Vicepresidente, Salvador Romero describió la complejidad de lo que ha sido el reciente proceso electoral.

Al margen de la situación de extrema fragilidad social y polarización política en la que vivió el país el año que transcurre, el Órgano Electoral tuvo que partir prácticamente de cero para organizar unos comicios que exigían transparencia y legitimidad ante  todo.

Los tribunales departamentales estaban en cenizas y la institucionalidad y credibilidad del TSE seriamente dañadas, a lo que se sumó la pandemia. Con estos desafíos se logró tener un proceso seguro, ordenado y confiable, que arrojó los resultados que ya conocemos.

Además de todo el arduo proceso, después de los comicios se generó una campaña de críticas, presiones y desinformación alrededor del TSE, con la  idea de instalar la sensación de un fraude del que nunca se presentó una prueba.

Por todo esto, la culminación del proceso con la entrega de certificados a las autoridades electas tiene doble importancia: son los representantes en quienes los bolivianos han depositado su confianza, y son posesionados -como debe ser- por un órgano electoral serio e independiente.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

24
8

Otras Noticias