Editorial

Vuelven el entorno evista y el cuoteo sindical

lunes, 23 de noviembre de 2020 · 00:15

Si la designación del gabinete del presidente Luis Arce trajo aire fresco a la gestión gubernamental y hasta abrió esperanzas de mejorar la convivencia política en el país, no está ocurriendo lo mismo en los cargos de la segunda línea para abajo. Dirigentes sindicales de las organizaciones sociales que integran el MAS, exministros y exviceministros de la gestión de Evo Morales están siendo posesionados en esos cargos.

Por ejemplo, el exministro de gobierno y abogado de Evo Morales asumió como procurador; el exministro de Salud Juan Carlos Calvimontes es el nuevo viceministro de Defensa Civil y el excanciller Diego Pary fue designado como embajador ante la ONU.

Las organizaciones que integran el MAS habían pedido que el entorno de Evo Morales se mantenga alejado del gobierno, pero eso no se está cumpliendo. Es más, el exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana demandó explícitamente que los excolaboradores retornen al gobierno.

Está claro que este tema está causando tensiones en el MAS y es probable que el presidente Arce esté haciendo equilibrios entre la renovación y la vieja guardia.

Entre los designados, hay que señalar algunos apuntes. Por ejemplo, Chávez, además de haber sido el abogado de Morales, fue representante legal de la empresa china Camc, lo que, según  opositores, lo inhabilitaría para el cargo.

Entre tanto, Calvimontes fue un ministro muy cuestionado porque en su afán de perjudicar al magistrado Gualberto Cusi reveló la enfermedad que padece, lo que terminó por darle una especie de muerte civil.

Entre tanto, Pary fue designado embajador aplicando el cuestionado reglamento que permite designar embajadores por mayoría absoluta, sin requerir los dos tercios de votos que se necesitaban hasta hace poco. La oposición quedó excluida en una sesión del Senado que fue declarada reservada con la tramposa figura de la dispensación del reglamento, aspecto que ni siquiera fue sometido a votación. 

Pero no sólo los antiguos colaboradores de Morales impiden al nuevo gobierno armar una estructura estrictamente técnica con las mejores mujeres y los mejores hombres del país. También son una traba para el objetivo los dirigentes de los movimientos sociales que presionan y reclaman sus cuotas para tener un cargo de importancia.

Es probable que ellos estén capacitados para el puesto que aspiran, no hay motivo para pensar lo contrario, sin embargo, lo que está claro es que llegan al cargo por una cuota sectorial antes que por sus capacidades.

Hay varios dirigentes ya nombrados como el máximo ejecutivo de la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales Originarias de Bolivia (Csciob), Henry Nina, que es el flamante presidente de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC); mientras que Jaime Mamani Espíndola, cuota de los dirigentes del Chapare, fue designado viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas. No deja de ser una paradoja que la región productora de la mayor cantidad de coca destinada al narcotráfico retenga para sí la dirección de la lucha contra el narcotráfico.

Otro dirigente que accedió a un puesto es Pelagio Condori Yana, apumallku del Consejo Nacional de Ayllus y Marcas del Qullasuyu, que fue posesionado como viceministro de Descolonización; mientras que Juan Villca, dirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, fue designado viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales.

Y, el viernes por la tarde, se sumó a la lista de cuotas orgánicas en el Gobierno la nueva ministra de Culturas, Sabina Orellana, en representación las Bartolinas.

Es de esperar que las nuevas autoridades, ya sean exministros o dirigentes sindicales, desarrollen sus actividades con eficiencia por el bien del país y, de paso, puedan demostrar a los escépticos que el cuoteo sindical es inofensivo. En el pasado, sin embargo, quedó claro que ningún cuoteo es bueno.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

16
71

Otras Noticias