Editorial

Ministros polémicos y buena señal de Arce

miércoles, 2 de diciembre de 2020 · 00:15

No ha pasado ni un mes desde que fueron posesionados y algunos ministros ya se han visto envueltos en polémicas y escándalos que  hacen un flaco favor a la gestión del presidente Luis Arce que, en contrapartida, mantiene un perfil bajo frente a los medios.

El caso más cuestionable es el del destituido ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Wilson Cáceres, que incurrió en nepotismo al contratar a Fabiola Gutiérrez como jefa de gabinete y al hermano de esta como su asesor. Gutiérrez, según una declaración hecha por Cáceres en agosto de este año, era su esposa; sin embargo, cuando quedó al descubierto el nepotismo, Cáceres explicó que en realidad no estaba casado con ella. 

Incluso, su despacho hizo circular un certificado de matrimonio con otra mujer, para desvirtuar el nepotismo. Sin embargo, ante las evidencias, Cáceres tuvo que admitir que Gutiérrez fue su pareja y que está separado de su esposa hace más de un año. El caso no se hubiera conocido si Gutiérrez no hubiera intentado aplicar una masacre blanca en el ministerio, pidiendo a todos los funcionarios que pongan a disposición sus cargos.

El exministro  no sólo incurrió en nepotismo, sino que, para cubrir su falta, propaló mentiras y develó la falta de ética en su vida personal, que puede ser extensible a su actividad pública.

Finalmente, el presidente Luis Arce destituyó a Cáceres con un mensaje para todos sus colaboradores en sentido de que la ética, la moral y los principios revolucionarios deben primar en la gestión pública. Una señal destacable que habla de un cambio de estilo en el gobierno en comparación a la gestión de Evo Morales, cuando los ministros más criticados eran los que más tiempo permanecían en el cargo.

Otro ministro que por estos días camina en territorios fangosos es el de Gobierno, Eduardo del Castillo. Lo último que se supo es que su esposa trabaja en Agetic, lo que, según la ley no constituye nepotismo, pero muestra también una falta ética porque así se empiezan a tejer los clanes familiares que fueron tan comunes durante el gobierno de Evo Morales.

Del Castillo es una figura muy activa en las redes sociales, algo que puede ser una ventaja para comunicar su gestión, pero también puede ser un arma de doble filo cuando los mensajes no son los adecuados, como su “admiración” por un influencer que desafió a que le inyectaran coronavirus, o como la misoginia demostrada desde la cuenta del Ministerio de Gobierno en contra de la expresidenta del Senado Eva Copa.

Y esa es otra polémica en torno a Del Castillo, pues Copa le interpuso una demanda por violencia psicológica cuando ella era presidenta del Senado y él se desempeñaba como oficial mayor de esa cámara, habiendo sido el brazo derecho de Adriana Salvatierra. Ese detalle debió ser suficiente para que el presidente Luis Arce reconsiderara su nombramiento, pero está claro que dentro del MAS existen todo tipo de corrientes y el propio Arce está sometido a presiones no sólo de movimientos sociales, sino del evismo y de los radicalismos que disfrutaron del poder 14 años.

Del Castillo también hizo noticia cuando dijo a los periodistas que no se preocuparan por el impuesto a la riqueza puesto que a ellos no les alcanza para pagar. Más allá de la ironía sobre los magros ingresos de los trabajadores de la prensa, está el hecho de que el ministro crea que los periodistas sólo preguntan porque ven afectados sus intereses. Le hace falta cambiar su visión y entender que los intereses públicos son los que mueven al gremio.

Finalmente, fue Del Castillo y no el Ministro de Economía quien anunció las siete medidas para reactivar la economía. Y lo hizo mediante su cuenta de Facebook, pese a que no es su área y pese a que varias de esas medidas ni siquiera fueron oficializadas mediante decretos o proyectos de ley.

En medio de estas polémicas, saltan a la vista las divisiones dentro del MAS y ya hay quienes piden revisar los nombramientos. Cada quien lleva agua a su molino, mientras la gestión de Arce sufre un desgaste prematuro por estas conductas.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

52
2

Otras Noticias