Editorial

Bono para los que no tienen hambre

miércoles, 23 de diciembre de 2020 · 00:15


El Bono Contra el Hambre, de 1.000 bolivianos para las personas que no perciben ingresos, tiene un error de diseño que permite beneficiar a quienes no lo necesitan y, en cambio, no llega a una gran cantidad de familias de escasos recursos.

Según la ley, las personas que no cobran son aquellas que reciben sueldo del sector público o privado y la manera de saberlo es que no hayan estado cotizando en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), pero sucede que muchos de los funcionarios que entraron con el gobierno de Luis Arce, es probable que la mayoría, no hayan tenido un trabajo fijo durante la gestión de Jeanine Añez, lo que los habilita para cobrar el Bono Contra el Hambre, pese a que desde noviembre ya perciben un sueldo.

Y no estamos hablando de sueldos exiguos. Los salarios en el aparato público son elevados en comparación a la media nacional y en niveles directivos sobrepasan los 20.000 bolivianos.

Lo mismo ocurre con los parlamentarios y los funcionarios de la Asamblea Legislativa que, pese a tener sueldo, están cobrando el Bono Contra el Hambre.

Una indagación de la bancada de Comunidad Ciudadana muestra que alrededor del 80% de los legisladores cobraron o están habilitados para percibir el Bono Contra el Hambre, pese a que los titulares ganan  22.633 bolivianos, y los suplentes, 7.544 bolivianos.

Sumando los poderes Ejecutivo y Legislativo, no son pocas personas, puesto que, como es sabido, en Bolivia todo cambio de gobierno implica el reemplazo de  casi todo el personal.

Si el Gobierno hubiera querido corregir este error de diseño lo hubiera hecho ya sea planteando una modificación de la ley o introduciendo una reglamentación. Sin ir muy lejos, un mecanismo eficiente podría ser un cruce de datos con las declaraciones juradas ante la Contraloría General del Estado, un requisito que cumple todo funcionario antes de ingresar al Estado.

En cambio, aquellas personas que hubieran recibido el Bono Familia, de 500 bolivianos y que se pagó durante el gobierno de Jeanine Añez, quedan fuera de las listas del Bono Contra el Hambre. También fueron excluidas las personas que reciben una renta, pero, no hay punto de comparación entre aquellos que ganan más de 20.000 bolivianos que sí cobran el Bono Contra el Hambre y quienes perciben 250 bolivianos por mes por Renta Dignidad y que no pueden acceder al beneficio.

En síntesis, en muchos casos, el Bono Contra el Hambre está beneficiando a quienes no tienen hambre. El Gobierno debería tomarse en serio este asunto y dejar de beneficiar con 1.000 bolivianos extra a sus funcionarios.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

93
1

Otras Noticias