Editorial

Una pausa para el reencuentro

jueves, 24 de diciembre de 2020 · 00:15

Estas fiestas navideñas llegan con tanta carga de temor e incertidumbre como de esperanza. Primero, porque nos ha sorprendido en un nuevo clima de zozobra a raíz de rebrotes de la enfermedad en todo el mundo y particularmente en el país, y una segunda ola que se muestra aún más atemorizante que la primera. Luego, porque a pesar de que ya se vive la esperanza de una (o varias) vacuna, esta aún se encuentra muy distante de nuestro territorio, y no se espera que ni siquiera el próximo año se la aplique de manera masiva.

Por otro lado, nos encontramos en un momento de mucha fragilidad económica y social. Desde noviembre pasado, cuando se anularon las elecciones 2019, el país ha pasado por momentos de confrontación, polarización y temor que han dejado heridas todavía abiertas. Los bolivianos hemos ido así a las urnas hace dos meses y a pesar de que se ha dado un resultado claro y contundente, los resabios de ese enfrentamiento aún son evidentes.

En lo económico la situación es igualmente delicada: a los estragos políticos se han sumado los de la pandemia y gran parte de los emprendimientos, negocios y empresas de los bolivianos se encuentran en estado crítico. Se siente el temor, la desesperación y a pesar de que se anuncian medidas gubernamentales para paliar esta crisis, la realidad no permite mayores ilusiones.

¿Será   una  Navidad  triste  y trágica? Pues seguramente que no, pues en medio de este triste panorama -que además es común en casi todo el mundo-, se enciende en estas fechas, como por un arte de magia, una luz de esperanza y deseo de reencuentro. Los bolivianos nos merecemos un momento de descanso y reconciliación entre todos, por muy diferentes que seamos. Nos merecemos un remanso para recargar fuerzas para un año que seguramente será difícil y desafiante. Nos merecemos hacer un alto para elaborar un recuento de nuestros aspectos comunes, los que suman, en vez de los que nos separan y dividen. 

Ojalá estos espacios y reflexiones se produzcan en medio de la también ansiada reunión familiar, el otro reencuentro que hemos estado echando de menos en estos meses de aislamiento. 

Lastimosamente, los tiempos amenazantes no permitirán los abrazos, los brindis y los festejos, pero alentarán la esperanza que será el combustible para los meses venideros. Cuidemos las medidas de distanciamiento social, de precaución en estas fiestas para que no tengamos que lamentar ingratas consecuencias, pero seamos capaces de darnos un respiro y unir fuerzas para encarar lo que nos traerá el año venidero. Felices fiestas a todas las familias bolivianas.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

10
1

Otras Noticias