Editorial

«Descubren otra vez » el Yarará X-1

miércoles, 30 de diciembre de 2020 · 00:15

Bolivia vive “guerra de versiones”. Nada parece lograr consenso. Los hechos son acomodados por los políticos en su intento de obtener éxitos, aunque sean efímeros. En ese sentido se ubica el reciente anuncio de YPFB de que “confirmó” el hallazgo de 13,7 millones de barriles de petróleo y 76,8 billones de pies cúbicos de gas natural. El ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, calificó de “exitosa” esa labor. La perforación se efectuó en el pozo Yarará-X1, en Yapacaní, departamento de Santa Cruz.

El pequeño detalle que no dijeron las autoridades es que ya el gobierno de la presidenta Jeanine Añez anunció tal “descubrimiento” en marzo pasado. Prácticamente con los mismos términos. ¿Es que el ministro Molina creía que nadie iba a desmentirlo? ¿Creen las autoridades de YPFB que pueden decir cualquier cosa sin que los ciudadanos usen   internet para confirmar o desmentir la información?

Como sea, esta es una buena noticia, el único caso de un nuevo pozo confirmado exitosamente. El proyecto se encuentra en fase de preproducción y se cree que, además de producir gas natural, en unos meses podría comenzar a proporcionar entre 300 y 400 barriles de petróleo por día.

La Gobernación de Santa Cruz emitió hace poco un informe en el que señala que desde 2004 no se encuentra un nuevo megayacimiento de gas natural en territorio nacional (un campo de gas tiene varios pozos). “El último megacampo que se descubrió fue el de Incahuasi, en 2004. Desde ese año no se han descubierto nuevos” informó la Gobernación.

La propia YPFB ha señalado que de los 59 campos que operan en el país, 41 están en declinación. El dato refleja que en los 14 años del gobierno de Evo Morales hubo planes orientados a la producción, no a la exploración. Además, las políticas impositivas adoptadas por ese gobierno, para no hablar de la retórica agresiva contra las empresas, ahuyentaron las nuevas inversiones.

Además, de esos 59 campos, cuatro de ellos (Sábalo, San Alberto, Margarita-Huacaya e Incahuasi) generan el 75% de la producción de gas natural de Bolivia, según información de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE). Y, para agravar las cosas, los dos primeros están en fase de declinación.

Mientras persistan las cargas impositivas tan altas a las empresas petroleras internacionales que podrían venir a invertir y producir en el país, la situación actual no cambiará. Bolivia se presentó al mundo como una “potencia gasífera”, pero ello no se ha confirmado, lamentablemente. Al contrario, datos inflados sobre reservas y estudios poco creíbles sobre nuevos campos han puesto al país en una situación de creciente marginación.
 

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

74
9

Otras Noticias