Editorial

La «nueva política» ha durado poco en Brasil

sábado, 5 de diciembre de 2020 · 00:15

El Brasil que salió de las urnas en las recientes elecciones municipales el 14 de noviembre de 2020 es muy diferente de aquel que emergió después de los comicios de 2018. Hace dos años, el electorado rompió con la política e hizo apuesta radical: ideológicamente radical a la derecha, y radicalmente antipolítica. Una ruptura con el largo pasado de afinidad con el PT.

Duró poco la experiencia.  La “nueva política” se hizo vieja muy rápido y la historia de la antipolítica comenzó a eclipsar. En las recientes elecciones para alcaldes y gobernadores, el rechazo no fue sólo a la extrema derecha, el votante quiso dar vuelta de página a la polarización  entre Bolsonaro y el PT. 

Aunque el electorado de izquierda se mantuvo,  el PT fue castigado por sus propios adeptos, que optaron por otras siglas afines. Por primera vez, desde su democratización, el partido de Lula no pudo ganar ninguna alcaldía de las capitales importantes del gigante Brasil. El PT ya había empezado su declive en 2016, cuando cayó de 638 alcaldes a 254. Este año queda en 182. Los analistas alertan  que la izquierda ha comenzado a perder votos entre los más pobres. El periodista Ricardo Kotscho sostuvo  hace unos días que  “no sirve querer tapar el sol con un dedo: fue la mayor derrota del PT en 40 años y para no ser sorprendidos otra vez, sería mejor que se preparen para las elecciones, antes de que las urnas hablen”.

El antipetismo es mayor que el petismo y si ese partido no ataca a las causas, renueva sus liderazgos y propuestas, podría seguir achicándose. Por su parte, una vez más sin presentar pruebas, Jair Bolsonaro levantó sospechas sobre la seguridad de las máquinas de votación electrónica, alegando que, en 2018, solo fue elegido porque tenía “muchos votos”. Luego de votar en Río, dijo que está discutiendo la devolución del voto impreso e incluso habló sobre la elección en Estados Unidos, diciendo que, según sus fuentes, “allí hubo mucho fraude”. El presidente del TSE, ministro Roberto Barroso, recordó que nunca hubo evidencia de fraude en las urnas electrónicas y pasó a la ironía: “No tengo control sobre la imaginación de la gente. Hay gente que piensa que la tierra es plana y que Trump ganó las elecciones en Estados Unidos”.

Mientras tanto, la Covid-19 fue posiblemente el tema más pasado por alto en estas elecciones municipales. Los pedidos de distanciamiento social tuvieron poco eco entre los candidatos. Tan pronto como las urnas se enfriaron, el representante de la OMS dijo que la situación de la pandemia Covid-19 en Brasil es “muy, muy preocupante”. No es para menos. El país llegó a 173.165 muertos y 6.336.278 infectados en una semana.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

7
1

Otras Noticias