Editorial

Los viajes de Evo Morales a Cuba

martes, 18 de febrero de 2020 · 00:15

Nuevamente Evo Morales viajó a Cuba con el motivo oficial de que debe someterse a un tratamiento médico. El expresidente, pese a ser un líder político todavía vigente, nunca ha informado adecuadamente  por qué necesita ese cuidado médico reiterativo, nada menos que en Cuba. Cuando residía en Bolivia, no se atendía con médicos bolivianos, y ahora que reside en Argentina, tampoco confía en los galenos de ese país, de reconocimiento internacional, salvo que el más reciente viaje haya tenido otros motivos no declarados.

En marzo de 2017, Morales informó que se había sometido a una operación de garganta en La Habana, la que, dijo, resultó un éxito. El Gobierno expresó entonces que la “extracción quirúrgica de nódulo en la garganta por médicos cubanos al Presidente” había resultado “un éxito” y que no había demorado más de 15 minutos. Además, se descartó que ese nódulo fuera maligno.

Si eso fue así, ¿por qué Morales ha vuelto a ir a ese país, para someterse a otros tratamientos médicos, dos veces en las últimas nueve semanas? Es verdad que Morales ya no es presidente y no está obligado a informar sobre su salud. Pero como jefe de un partido opositor y todavía respaldado por miles de personas, podría mostrar un poco más de transparencia.

Existen otras versiones sobre los viajes repentinos de Morales a La Habana, que han coincidido con eventos políticos contrarios a sus intereses. Precisamente, en diciembre pasado, cuando salió de México rumbo a La Habana, se hablaba de que EEUU presionaba al Gobierno mexicano para que ello ocurriera. Según esas versiones, Morales se sentía inseguro en Ciudad de México y que por ello decidió salir de manera imprevista.

Ahora se producen las mismas versiones: según sectores políticos oficialistas en Bolivia, Morales tuvo que salir debido a que Argentina se halla negociando con EEUU acuerdos vitales para su economía. El exmandatario, que durante años usó una notoria retórica antinorteamericana, se está convirtiendo, dicen diversos analistas, en un residente incómodo para las autoridades argentinas.

“Hace semanas que estamos viendo que el Gobierno argentino se siente muy presionado, ya que tiene un problema de crisis económica. Esta situación hace que el FMI, el BID y algunos gobiernos probablemente le han dicho a Argentina que lo único que hace su invitado Morales es causar molestias a nivel internacional”, afirmó el ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, a Infobae.

Si eso es así, va a ser difícil para Morales encontrar una residencia permanente desde la cual desarrolle sus actividades políticas sin incomodar a sus anfitriones.

 

 

298
9

Otras Noticias