Editorial

Dificultades de aplicación del nuevo DS de cuarentena

sábado, 28 de marzo de 2020 · 00:10

Ante las dificultades de hacer cumplir el Decreto Supremo (DS) emitido el 21 de marzo, que estableció la cuarentena total en el país, las autoridades se vieron forzadas a emitir uno nuevo, el miércoles 26, que extiende la medida hasta el 15 de abril. Estas normas buscan evitar la propagación del coronavirus en el país.

Los inconvenientes de la norma anterior fueron que muchas personas siguieron saliendo a las calles y en algunas zonas del país se vieron escenas como si se trataran días de completa normalidad, con mercados abiertos, ofertas de comida, etc. El problema era que se permitía a una persona por familia realizar compras y otras tareas de emergencia, pero ello era difícil de controlar.

La nueva norma establece precisiones sobre quién puede salir de su casa y establece que es el último dígito de la cédula de identidad el que define aquello. Los habitantes del país podrán circular una vez por semana y solo si tienen entre 18 y 65 años de edad.

También se ha prohibido completamente el uso de vehículos públicos y privados, excepto los de uniformados, periodistas, personal sanitario y sistemas de entrega de alimentos.

Pero el nuevo DS enfrenta los mismos problemas que el anterior: solo 12 horas después del anuncio de la presidenta Jeanine Añez, en Santa Cruz, La Paz, El Alto y otras ciudades se veía nuevamente a muchas personas en los centros de abasto y otros lugares. O sea que la nueva norma, hasta que se escriben estas líneas, no ha resuelto las dificultades de la anterior.

¿Por qué sale la gente a la calle si es que ello entraña un riesgo para su salud? Las respuestas pueden ser varias, desde descreimiento sobre la gravedad del asunto, hasta simple irresponsabilidad, pasando por quienes tienen la necesidad de hacerlo: si un comerciante no vende hoy en su puesto de ventas, sus hijos no tienen alimento para el día. Así de grave es, con una economía que tiene un 70% de informalidad. 

Por eso será difícil hacer cumplir la norma de cuarentena total, aunque habrá que decir que esta se acata de todos modos en un 90%. No está nada mal para un país con deficiencias institucionales y altos índices de pobreza.

El nuevo decreto, sin embargo, ha generado también dudas: por ejemplo, prohíbe a los mayores de 65 años a salir de sus casas, pero el problema es que muchos de ellos viven solos o en pareja. ¿Quién les hará sus compras? ¿Quiénes los atenderán? El gobierno ha establecido que se activará un número telefónico para esas personas, pero recién estará operable desde el lunes, cinco días después de asumida la medida. ¿Y si esos adultos mayores no tienen alimento en sus casas para aguantar cinco días?

Se entiende que el gobierno debe enfrentar una situación extremadamente grave y hacerlo, además, con poca reflexión previa, y eso causa este tipo de dudas. Según han prometido las autoridades, equipos de uniformados atenderán a esos adultos mayores, pero Bolivia no se caracteriza por eficiencia, lamentablemente. Este aspecto del DS debe ser, por ello, revisado.

El inconveniente de impedir la circulación casi por completo (las personas no pueden circular seis de siete días a la semana), aparte de los inmensos efectos en la economía, es atender las eventualidades. Una emergencia médica, la necesidad de visitar a un familiar que afronta una contrariedad, atender a un tratamiento de salud, etc., implica para las personas la necesidad de salir de sus domicilios.  Otro de los asuntos graves es para quienes tienen que asistir a quimioterapias, a diálisis y otros tratamientos médicos. ¿Cómo se convencerá a los policías que esa persona está usando su vehículo para ir a recoger a alguien que tiene esa dificultad?

Para no hablar de los camiones y vehículos de transporte de alimentos. Cuando el carro va lleno de verduras, papa y fruta, los uniformados lo dejarán pasar. ¿Pero a la vuelta? ¿Cuándo esté vacío? ¿Y para atender en los mercados, sólo acudirán los que tienen el número de cédula respectiva? Ello no tiene sentido, para no hablar de la necesidad de esas personas también de transportarse.

Son los retos propios de un acontecimiento que un país jamás se imaginaba poder enfrentar.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

84
5

Otras Noticias