Editorial

Bolivia y España normalizan relaciones

jueves, 5 de marzo de 2020 · 01:50

Las cancilleres de Bolivia, Karen Longaric, y de España, Arancha González, se reunieron en un evento reciente en Uruguay y lograron destrabar las relaciones bilaterales, virtualmente suspendidas desde que el Gobierno boliviano decidió expulsar a sus máximos diplomáticos.

Esta es una buena noticia. España es un país de gran importancia para América Latina, y Bolivia en particular, y los lazos culturales, históricos y económicos son amplios y muy bien conocidos. Avanzar hacia la normalización de las relaciones es, pues, algo importante, más aun considerando que el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, apoyó sin ambages a Evo Morales en el pasado, aún después de que éste no respetara el voto popular y violara la Constitución Política del Estado. Pero Bolivia todavía tiene grandes desafíos en sus relaciones exteriores, surgidas tras la renuncia de Morales.

Los días anteriores y posteriores a la caída y fuga del expresidente fueron de alta tensión en el país. Desde México, donde estuvo por unas semanas, el exmandatario seguía propalando sus mensajes de odio y motivando la confrontación entre bolivianos.

El Gobierno de Bolivia criticó que las autoridades mexicanas no pusieran coto a esa situación y que le permitieran a Morales realizar actividades políticas sin límite. Esto ha tensado las relaciones con el hermano país, a pesar de que el Ministerio de Relaciones de México sostiene que apuesta por una plena y pronta normalización de las relaciones con Bolivia.

Con todo, en los últimos días, a propósito de un manipulado informe publicado por un blog del Washington Post, el Gobierno de ese país ha pedido a la OEA que “un tercero” compare la auditoría de ese organismo sobre las elecciones de Bolivia, que estableció que hubo fraude, con el informe publicado en el mencionado diario estadounidense. Bolivia mandó una nota oficial de protesta.

Tampoco es cordial la relación con Argentina, ya que el Gobierno de ese país inicialmente no reconoció a la presidenta Jeanine Añez. Además de ello, le ha permitido a Morales hacer política en ese país, contraviniendo los acuerdos internacionales.

Y con los que definitivamente no existen relaciones son con los gobiernos de Venezuela y Cuba, que durante años ayudaron a fortalecer al régimen autoritario de Morales y a menoscabar a las fuerzas entonces opositoras.

Mientras tanto, el hecho que el MAS tenga mayoría en el Senado ha imposibilitado que el oficialismo pueda elegir a embajadores. Por eso ha enviado a encargados de negocios como “representantes” del país. Todo ello deberá a encarrilarse durante la próxima gestión.

 
 

31
2

Otras Noticias