Editorial

Sigue en espera el 10% para la salud

lunes, 9 de marzo de 2020 · 00:15

Una de las demandas sociales más importantes de la actualidad es mejorar la muy baja calidad de la salud en Bolivia. Ésta se refleja, por ejemplo, en su escasa cobertura: sólo el 30% de las personas tienen acceso a los servicios de la Caja Nacional de Salud, mientras el SUS no funciona adecuadamente. Pero, además, se sufre de escasez de personal médico, ausencia de equipos y materiales, falta de medicinas, etc. Bolivia, lamentablemente, tiene uno de los peores sistemas de salud de la región.

En ese sentido, desde hace años se demanda que el 10% del Presupuesto General de la Nación se destine a las tareas de este sector. El padre Mateo Bautista fue quien hizo una campaña en ese sentido, pero salió de Bolivia en 2015, a pedido del gobierno de Evo Morales (la Iglesia  Católica ni pensó en apoyarlo, simplemente cedió a la presión de las autoridades).

Por eso fue muy bien recibida la iniciativa de la presidenta Jeanine Añez de cumplir con esa demanda. En enero pasado anunció que mediante una ley,  el Presupuesto General de la Nación destinaría 10% a las actividades de salud. Pero ahora, analizándose la situación, ello no se ha cumplido. El analista Jimmy Osorio   dijo a Página Siete que el PGN establecido para este año no entrega el 10% para la salud y que más bien  pide a otras instancias, sobre todo de gobiernos subnacionales, enfrentar esos gastos.

Pero en la actualidad, los gobiernos departamentales, municipales e indígenas ya destinan más del 10% de sus presupuestos a los servicios médicos. El problema está en el Gobierno central, y la ley de salud propuesta no encara este tema adecuadamente.

El presupuesto total de 2020 para los diferentes niveles de gobierno, dijo Osorio, es de 262 mil millones de bolivianos y por lo tanto el 10% para salud implicaría 26.000 millones. Pero el PGN para  2020 sólo asigna a ese sector 12.000  millones, es decir menos del 5%. De hecho, ese porcentaje es menor de lo asignado para la salud en el PGN de 2019, a cargo del gobierno del MAS. 

Además, el Proyecto de Ley del 10% para la Salud confunde, en sus artículos, la entrega de 10% de recursos del Presupuesto General con los del Tesoro General.  

La iniciativa de la Presidenta es correcta, va en el camino adecuado, pero no ha sido plasmada en una decisión que efectivamente aumente el presupuesto de la salud en el país. 

Por lo tanto, ésta sigue siendo una tarea pendiente que debe ser atendida por los poderes del Estado y ojalá fuera abordada con seriedad por los candidatos presidenciales para encarar una reforma estructural del sistema de salud que dé certidumbre a los pacientes y a sus familias.
 

 

29
4

Otras Noticias